jueves 14 de diciembre de 2017 | 04:46
Ediciones Locales

UNAM presenta mapa de fracturas del suelo; BJ y Cuauhtémoc las más afectadas

Redacción SDPnoticias.com jue 12 oct 2017 14:47
Mural de Frida, perrita rescatista, en la CDMX
Mural de Frida, perrita rescatista, en la CDMX
Foto propiedad de: Mario Jasso / Cuartoscuro

El estudio realizado por el Centro de Geociencias espera orientar la reconstrucción de la CDMX.

México.- El Centro de Geociencias (CGeo) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) presentó un mapa para conocer la ubicación de las fracturas que afectan la infraestructura de la Ciudad de México.

La investigadora Dora Carreón, quien es responsable académica del Centro de Evaluación de Riesgo Geológico (CERG) en Iztapalapa, espera que el proyecto oriente la reconstrucción de la urbe.

El proyecto inició en 2016 y fue impulsado por el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) junto con la UNAM para identificar “la vulnerabilidad física del suelo de la Ciudad de México”, ademas de estimar la fragilidad social en zonas de fracturamiento dado que el impacto sobre la población difiere según el nivel socioeconómico.

Las delegaciones con mayor número de fracturas son Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Tláhuac y Xochimilco, “existe una relación directa entre la aparición de las fracturas y las áreas de contraste entre las zonas del lago y los edificios volcánicos”, indica Carreón Freyre.

Además, si se comparan los mapas de las fracturas con los sitios dañados por los sismos de 985 y 2017, los edificios colapsados se ubican en las zonas con más fracturas: Benito Juárez y Cuauhtémoc, “ambas se ubican en una especie de fosa delimitada por dos fallas, que atraviesa la ciudad de norte a sur”.

La extracción de agua es un factor que pone en evidencia las debilidades existentes en el suelo, dado que por el estrés hídrico, el subsuelo se consolida y compacta, por ende las irregularidades y continuidades presentes se manifiestan o propagan hacia la superficie.

La investigadora señaló que las fracturas no se producen de manera aleatoria y pueden cartografiarse y predecirse su propagación, además la CDMX se hunde en promedio cada año de 20 a 30 centímetros, razón por la cual aconseja considerar los desplazamientos dentro del plan de reconstrucción a corto y mediano plazo.