September 21, 2019 03:12


Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Firma:

Con o sin fines políticos, así se vive el cierre de estaciones de L12

Este 11 de septiembre la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México cumplirá 6 meses cerrada tras su repentina clausura en marzo.

A pesar de que la gente del sur de la ciudad se ha adaptado a esta situación, los beneficios directos anunciados un día por el gobierno de Marcelo Ebrard se han convertido en perjuicios para la sociedad en la administración de Miguel Ángel Mancera; los usuarios han visto su tiempo y dinero menguado en los transportes extras y los trayectos a bordo del transporte emergente para hacer un recorrido paralelo sobre la accidentada avenida Tláhuac.

Los funcionarios encargados del servicio con camiones de RTP afirman que el trayecto de Tláhuac a Atlalilco lleva un tiempo de 50 a 60 minutos, sin embargo, en realidad toma hasta 90 minutos recorrer las 11 estaciones cerradas del metro, un trayecto que en tren se realizaba en 25 minutos; y la gente afirma que desplazarse hasta su destino les toma hasta una hora más de lo acostumbrado.

Por otro lado, el transporte público-privado que obtuvo permiso para acceder al CETRAM Tláhuac se ha visto afectado con una disminución de su demanda, desplazando una cantidad hasta 40% menor de pasaje.

La afluencia de pasajeros es tanta que las instalaciones apenas resultan suficientes para recibir a toda la cantidad de personas que hacen uso del servicio.

Hacia el final del trayecto, los camiones de RTP tienen que pasar estaciones sin detenerse por no poder recibir un pasajero más, dejando varados a decenas de usuarios que deben esperar largos tiempos hasta que pase algún camión que abra sus puertas, aunque no tenga espacio, para intentar apretarse y abordar.

Los pasajeros, que en su mayoría provienen de zonas marginadas al sur de la ciudad y Estado de México, han optado por desplazarse como hacían antes de la línea 12, desplazándose primero a Tulyehualco para realizar un trayecto de más de una hora hasta la estación Taxqueña del metro, en combis que brindan servicio directo por $13, más el costo de la entrada al metro.

Esto supone un gasto extra de $8 para el de por sí devaluado salario que perciben más de la mitad de los habitantes de esta ciudad. En promedio, para llegar hasta una estación del metro desde el sur de la ciudad hay que transbordar dos o tres veces y cuesta hasta $25, en algunos casos más. 

Fotos: David Polo / Cuartoscuro

0
comments
view comments