miércoles 26 de septiembre de 2018 | 08:44
Ediciones Locales

Nacen 11 crías de berrendo peninsular

Redacción SDPnoticias.com sáb 17 feb 2018 16:36
Foto propiedad de: Internet

A través del Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE) Berrendo que desarrolla el Área de Protección Fauna y Flora de Valle de los Cirios en la Península de Baja California.

La Paz, BCS. Después de 240 días de gestación, nacieron las primeras 11 crías de berrendo peninsular (Antilocapra americana peninsularis) del 2018 en el Área Natural Protegida (ANP) Valle de los Cirios, en la Península de Baja California. Gracias a la satisfactoria recuperación de su población, el berrendo peninsular es un ícono de la conservación de especies prioritarias en México.

Endémico de nuestro país, se le considera el único “antílope” del Nuevo Mundo y es el mamífero terrestre más rápido de América, alcanzando velocidades de hasta 95 km/h. En las planicies costeras de Baja California existen registros de esta subespecie en pinturas rupestres de al menos cinco mil años de antigüedad que muestran la importancia que el berrendo tenía para los antiguos pobladores de la zona.

Es un animal acostumbrado a vivir en condiciones extremas que puede pasar meses sin beber agua. En realidad, los berrendos satisfacen sus necesidades de este vital líquido a través de complejas adaptaciones fisiológicas y conductuales que les permite aprovechar el agua en forma de rocío o a través de la humedad del forraje que consumen.

Se trata de una especie prioritaria catalogada en peligro de extinción en nuestro país. Por ello, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) desarrolló el Programa de Acción para la Conservación de la Especie (PACE) Berrendo, con el fin de mitigar las amenzas que enfrenta la subespecie: sequía, depredación, cacería ilegal y competencia por alimento con el ganado.

Los esfuerzos de recuperación de esta subespecie iniciaron en 1998 con la captura de cinco crías en vida libre que fueron alimentadas artificialmente. Gracias a las acciones de conservación de la CONANP en alianza estratégica con Espacios Naturales y Desarrollo Sustentable (ENDESU), el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN) y el GEF especies, su población se ha recuperado satisfactoriamente.

Después de estar al borde de la extinción, hoy México cuenta con aproximadamente 500 ejemplares que se mantienen en formas diferenciadas de manejo; convirtiendo a esta subespecie en un ícono de la conservación de especies prioritarias en nuestro país, comentó Comisionado Nacional Alejandro Del Mazo.

Por su extensa superficie desértica en excelente estado de conservación y por su amplia diversidad florística y faunística, el Valle de los Cirios fue decretado Área de Protección de Flora y Fauna el 2 de junio de 1980. Impera un clima primordialmente seco semicálido y seco templado.

El extraordinario metabolismo del berrendo le permite adaptarse a este clima extremo, pues es capaz de variar su temperatura en un rango de cuatro grados de acuerdo a las condiciones ambientales, es decir, subir su temperatura si hace calor o bajarla si hace frío. La subespecie presenta una corona de pelo en la base de los cuernos y sus extremidades son largas y delgadas. Su longitud corporal va de 1.30 a 1.50 metros y posee un peso de hasta 70 kilogramos en machos y 55 kilogramos en hembras.

El Valle de los Cirios es un ANP que resguarda una de las más interesantes y ricas diversidades de plantas de todo el mundo, albergando alrededor de 700 especies. De entre su fauna destacan especies como el coyote (Canis latrans), el borrego cimarrón (Ovis canadensis), el puma (Puma concolor), así como una gran variedad de aves, insectos y reptiles.