Ediciones Locales

La salud del adulto mayor es un tema que debe ocuparnos

Las personas de la tercera edad que sufren de hipertensión y diabetes son los más propensos a padecer caídas, según especialistas.

 

De acuerdo con el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social en Jalisco, IMSS, Alfredo Celis De La Rosa,   un adulto mayor que ha sufrido una caída tiene un 30 por ciento de posibilidades de volver a sufrir un accidente de este tipo.

El investigador adscrito al Hospital de Especialidades del instituto señaló que se trata de personas que en más de un 80 por ciento de los casos padecen de hipertensión o de diabetes mellitus, patologías ambas, conocidas por el gran número de secuelas que traen consigo.

Indicó que dichas secuelas son potencialmente incapacitantes, como la retinopatía, y los eventos vasculares cerebrales (derrames), y por lo mismo dejan a la persona con algún grado de limitación ya sea visual o para el movimiento, entre muchas otras repercusiones adversas.

Explicó que el adulto que rebasa los 65 años tan sólo por el deterioro orgánico propio de la edad, está en desventaja.

El experto detalló que si se suma lo anterior , en más del 80 por ciento tiene o diabetes o hipertensión, esto le resta independencia y "requiere ayuda con bastón o con andadera, son personas a las que se les tienen que readecuar sus espacios".

Fracturas de nariz, de cabeza, de cadera y golpes múltiples, son frecuentes en personas que rebasan los 60 años de edad, por lo que 'tener un adulto mayor en casa, significa extremar precauciones', dijo.

El especialista consideró que lo ideal es que la habitación de estas personas se ubique en la planta baja de la vivienda, asimismo,  es bueno evitar la colocación de accesorios decorativos como tapetes o alfombras, con los que fácilmente pueden tropezar.

Del mismo modo, añadió, evitar los pisos resbalosos y procurar que el adulto mayor utilice calzado cómodo y sin tacón, son medidas que pueden aminorar el riesgo de caídas potencialmente mortales.

También aconsejó que este tipo de personas no salgan de casa solos y además de la compañía, es bueno dotarlos de alguna herramienta que les facilite tanto el apoyo como el desplazamiento, como serían bastones y andaderas.

Según datos del IMSS, que atiende a más de la mitad de los habitantes de Jalisco, la población que rebasa los 60 años constituye el 15.5 por ciento de la derechohabiencia usuaria de la institución, lo que se traduce en 482 mil 986 adultos mayores.

NTX.