3 de diciembre de 2021 | 10:31
Internacional

Lago Urmía en Irán se evapora por calentamiento global

El lago salado de Urmía alguna vez fue el más amplio de Medio Oriente con 5 mil 400 kilómetros cuadrados; 30 años después se redujo a 2 mil 500 km.
Imagen Ilustrativa
Compartir en

Uno de los lagos salados de Irán ha comenzado a evaporarse a causa del cambio climático y calentamiento global.

El que alguna vez fue el lago más extenso de Oriente Medio, el lago Urmía en Irán, el sexto lago salado en el mundo, comienza a evaporarse por el cambio climático.

Los efectos que el calentamiento global ha tenido en el lago salado Urmía, de Irán, son visibles a sus alrededores.

El lago Urmía de Irán ocupa menos de la mitad del tamaño que tenía

De acuerdo a las autoridades, la evaporación del lago Urmía avanza a pasos agigantados pues, ahora solo tiene la mitad del tamaño que solía tener.

Algunos expertos aseguran que, la disminución del lago salado de Irán se debe a los recientes proyectos de presas cercanas.

Pero, una de las causas mas graves han sido los varios años de sequía que se han presentado en Irán.

Esto ha ocurrido con mayor frecuencia a medida que el planeta se calienta como consecuencia directa del cambio climático.

En entrevista para CNN, Ahad Ahmadu, un fotógrafo turístico del complejo del lago salado Urmia, en Irán, trabajaba en lo que antes solía ser una playa.

De acuerdo a una de sus fotos tomadas en 1995, las playas alrededor del lago salado de Irán estaban abarrotadas de turistas

“La gente veía aquí a nadar y utilizaba el barro con fines terapéuticos. Se quedaban varios días”

Ahad Ahmady, fotógrafo

De igual forma, los barcos y ferris que se utilizaban para cruzar el lago salado de Urmía, ahora están varados en la corteza salina, oxidándose.

El lago salado de Irán pasó de tener 5 mil 400 kilómetros cuadrados de superficie a solo 2 mil 500 en 30 años.

La falta de lluvia y sequías son uno de los mayores problemas de Irán

Las sequías y la falta de lluvia que ha provocado el calentamiento global, han sido un problema constante en Irán.

Se estima que las lluvias en Irán han disminuido un 50%, según el Centro de Gestión de Sequía y Crisis del país.

Lo cual ha provocado varias protestas ante la falta de agua, especialmente al suroeste de Irán.

En respuesta, el líder supremo de Irán, el Ayatolá Ali Jamenei, dijo que comprende la posición de los manifestantes y que sus problemas deben abordarse.

“Los problemas se han detectado y le aseguro al pueblo que las soluciones se han delineado y nos hemos asesorado con opiniones de expertos y eruditos y esto se tratará urgentemente”

Ebrahim Raisi, presidente de Irán

Por otro lado, la disminución del lago Urmía en Irán no es el único problema pues, el polvo y el sedimento salado que ha quedado tras su evaporación, ha provocado tormentas de sal.

Esto, a su vez, provoca infecciones en los ojos y problemas respiratorios en los habitantes de la zona.

La Agencia de Protección Medioambiental localizó estos arbustos que, según dicen, consiguieron frenar algunos de los efectos de la evaporación del lago por el calentamiento global.

La salvación del lago Urmia en Irán se ha convertido en una prioridad para las autoridades y se espera que pueda detenerse su deterioro por el calentamiento global.

Con información de CCN