Clinton pide a China más respeto a los derechos humanos en medio de tensiones

Las declaraciones llegan un día después de que Clinton conversara con el disidente Chen Guangcheng para dar su apoyo al activista, que pasó seis días refugiado en la Embajada estadounidense en Pekín tras huir de su

Pekín, 3 may (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, señaló hoy en Pekín que "ninguna nación puede privar a los ciudadanos" de sus aspiraciones "a la dignidad y el imperio de la ley", un día después de que las dos naciones se vieran envueltas en un conflicto diplomático por el refugio en la Embajada americana del disidente Chen Guangcheng.

 

"Como el presidente (Barack) Obama dijo la semana pasada, una China que proteja a sus propios ciudadanos será una nación más fuerte y próspera", señaló la jefa de la diplomacia estadounidense en la apertura del Foro Estratégico y Económico que los gobiernos de las dos potencias celebran en la capital pequinesa.

 

Las declaraciones llegan un día después de que Clinton conversara con el disidente Chen Guangcheng para dar su apoyo al activista, que pasó seis días refugiado en la Embajada estadounidense en Pekín tras huir de su arresto domiciliario, creando uno de los mayores conflictos diplomáticos entre los dos países en 20 años.

 

Chen, tras arduas negociaciones entre las autoridades de los dos países, finalmente salió de la legación estadounidense para ser trasladado a un hospital de la ciudad, donde pudo reunirse con su familia, mientras el Gobierno chino demandaba a EE.UU. que pidiera disculpas formales por el incidente, algo a lo que Washington no ha accedido.

 

Clinton aseguraba ayer, en cambio, que "el Gobierno de Estados Unidos y el pueblo americano están comprometidos a seguir implicados con Chen y su familia en los días, semanas y meses venideros".

 

Sin embargo, el caso continúa abierto, ya que, mientras el departamento de Estado asegura que Chen salió de la Embajada por "voluntad propia", éste ha declarado en varias entrevistas que lo hizo coaccionado por las amenazas hacia su familia por parte de las autoridades comunistas y que querría abandonar China.

 

El diálogo que se inicia hoy y dura dos días está presidido por parte estadounidense por Clinton y el secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner, mientras por parte china encabezan la delegación el viceprimer ministro Wang Qishan y el Consejero de Estado Dai Bingguo.

 

En su discurso inaugural, Clinton destacó la importancia de esta reunión que celebran anualmente los dos países, señalando que "China y los EEUU no pueden resolver todos los problemas del mundo, pero sin su cooperación, ninguno de ellos podrá solucionarse".

 

Clinton tuvo palabras para candentes conflictos internacionales como la cuestión nuclear iraní, señalando que "China y EE.UU. comparten la idea de impedir que Irán tenga armas nucleares", o Siria, destacando que Pekín y Washington están totalmente comprometidos a pedir "la violencia brutal contra civiles".

 

De Corea del Norte, la secretaria de Estado señaló que Washington "reconoce el papel que China está jugando para trabajar juntos y decir a Pyongyang que tendrá mayor seguridad si da prioridad a las necesidades de su pueblo, en vez de con futuras provocaciones".

 

En el encuentro, los dos países también analizarán cuestiones como una mayor transparencia en sus asuntos militares, o el aumento de la seguridad cibernética.

0
comentarios
Ver comentarios