lunes 24 de junio de 2019 | 05:48
Internacional

Plantean hacer juicio político a Bolsonaro

@Beam vie 24 may 2019 16:25
Foto propiedad de: Victor R. Caivano / AP

A apenas 5 meses de tomar posesión del gobierno de Brasil, Jair Bolsonaro podría ver en jaque su gobierno.

Brasil.- Un presidente acorralado en el conflicto entre sus fanáticos seguidores de extrema derecha y los miembros de su gobierno emanados del ejército, es el escenario que plantea el portal Bloomberg el día de hoy.

En 5 meses de gobierno, Jair Bolsonaro no ha hecho nada para controlar a los extremistas que atacan a los ex integrantes del ejército, Congreso y el Tribunal Federal de su país, según el texto de la revista económica.

Por este motivo, un grupo de ministros del gabinete militar de Brasil se dirigió abiertamente a Jair Bolsonaro, para señalar que debe silenciar a los llamados “guerreros del teclado” de extrema derecha que lo apoyan, o, le advierten, su gobierno “estallará”.

Puedes leer: Evita AMLO polémica con Bolsonaro por su apoyo al muro fronterizo de Trump

Una contracción ligera en la economía, índices de aprobación en decadencia y un real con señales de devaluación, dejan a Bolsonaro en una posición sumamente débil.

Por este motivo, señala el portal económico norteamericano: 

“los pasillos de Brasilia se habla de renuncia o incluso de juicio político, un proceso que derrocó a Dilma Rousseff hace apenas tres años, pero esto no es una señal de conspiración activa, sino más bien de frustración con un presidente que no quiere o no puede participar en política.”

Kim Kataguiri, diputado del Partido Demócrata de Brasil, señaló que “existe la posibilidad de votar por una destitución, es una palabra que debe ser considerada”.

A su inoperancia y falta de juicio político, se le suma otro problema: los tres hijos de Bolsonaro, senador, congresista y concejal, respectivamente, quienes intervienen constantemente en asuntos de gobierno, con pésimos resultados.

Los hijos de Bolsonaro han hecho lo suyo para entorpercer la relación con el congreso de Brasil, lo que en poco ayuda a la gobernabilidad del país sudamericano.