martes 22 de enero de 2019 | 05:54
Internacional

Viven como fugitivas tras romper tradición machista en la India

Redacción SDPnoticias.com lun 14 ene 2019 14:46
Foto propiedad de: STR / AFP

Bindu Ammini y Kanaka Durga ejercieron sus derechos al entrar a un templo que tradicionalmente no podían visitar las mujeres en edad reproductiva.

A principios de este mes, Bindu Ammini y Kanaka Durga provocaron la ira de grupos conservadores y religiosos luego de convertirse en las primeras mujeres en edad reproductiva en entrar al templo de Ayyappa en Sabarimala, al sur de la India. 

Desde entonces, el par de devotas que lo único que buscaban era hacer valer sus derechos religiosos, viven como fugitivas en su propio país. 

Ammini y Durga no cometieron ningún delito pues a pesar de que anteriormente estaba prohibida la entrada de mujeres entre 10 y 50 años al centro religioso, en septiembre del año pasado, la Corte Suprema india declaró esta medida discriminatoria y autorizó a todas las mujeres a ingresar al lugar, situado en la cima de una colina y cuyo acceso necesita varias horas de caminata.

Foto: STR / AFP

Vestidas de negro y cobijadas por la noche, las dos mujeres pasaron los retenes creados por devotos que impiden (en contra de la ley) el libre paso de las mujeres a la zona  y cerca del amanecer del 2 de enero, lograron entrar al lugar de veneración. 

Su gesto disparó violentas manifestaciones en esta región en las que una personas murió, 15 resultaron heridas y otras mil personas fueron detenidas.

Aunque ahora son vistas como pioneras en la defensa de los derechos de las mujeres, Ammini y Durga se ven obligadas a vivir en la clandestinidad debido a que son blanco de amenazas. 

Para poder llegar a dar con las mujeres hay que pasar por una serie de intermediarios, cambiar de coche y apagar los teléfonos celulares, informó la AFP luego de publicar una entrevista con ellas. 

"Quería ejercer mi derecho como creyente, es todo", contó Kanaka Durga, funcionaria de 39 años. "Era un paso adelante para reforzar la igualdad de sexos".

Foto: STR / AFP

El templo de Sabarimala es uno de los santuarios más sagrados del hinduismo y pasó veinte años de lucha en los tribunales por la prohibición de que las mujeres en edad tener sus reglas pudieran ingresar ya que son consideradas impuras en esta sociedad conservadora y patriarcal.

En septiembre, la fuerte oposición de los tradicionalistas, apoyados por el partido nacionalista hindú del primer ministro, Narendra Mori, transformó el lugar de peregrinación en fortaleza. Se impidió el acceso a las mujeres que intentan llegar a Sabarimala. 

Hoy, las dos pioneras aseguran que su único deseo era entrar al templo para adorar a Ayyappa y esperan recuperar el apoyo de sus familias para regresar a la vida normal. 

Con información de AFP.