martes 25 de junio de 2019 | 01:35
Gay

Matrimonio igualitario en Ecuador ya es una realidad

Ximena Molina mié 12 jun 2019 16:48
Foto propiedad de: Peter Hershey / Unsplash

Se aprobó la unión de dos parejas y se harán las reformas necesarias para que sea un derecho para todas las personas.

Este miércoles, la Corte Constitucional aprobó con cinco votos a favor y cuatro en contra, el matrimonio igualitario entre dos parejas que tiempo antes habían solicitado a través de la Corte Provincial de Pichincha, una consulta a la norma con la intención de que les fuera permitida la unión civil que hasta ese momento sólo estaba contemplada entre una mujer y un hombre. 

Las parejas formadas por Xavier Benalcázar y Efraín Soria, y Rubén Salazar y Carlos Verdesoto podrán casarse gracias los votos a favor emitidos por los jueces Daniela Salazar, Ramiro Ávila, Alí Lozada, Karla Andrade y Agustín Grijalva que se pronunciaron a favor de la necesidad de hacer una reforma constitucional que permita a cualquier persona mayor de edad acceder al matrimonio igualitario en el país. 

Recomendamos: Aprueban en Comisión de Derechos Humanos matrimonio igualitario en SLP

Aunque la decisión fue tomada hoy, esta lucha emprendida por las dos parejas comenzó tiempo atrás y ya el pasado 4 de junio, la Corte se había reunido para discutir el tema, pero horas después se dijo que no había una conclusión pues hubo cuatro votos a favor, cuatro en contra y una abstención, así que dieron una nueva fecha para dar seguimiento. 

En aquel momento, Efraín Soria, uno de los solicitantes y activista declaró que de no aprobarse el matrimonio igualitario en Ecuador, serían las y los ciudadanos quienes terminarían perdiendo

Lee esto: Aplazan discusión sobre matrimonio igualitario en Congreso de Sinaloa

Antes del matrimonio igualitario en Ecuador

Hasta el momento, Ecuador reconocía únicamente los matrimonios heterosexuales y las parejas del mismo sexo que deseaban unirse mediante un contrato civil, habían tenido que confirmase con la unión de hecho, una declaratoria notarial en la que dos personas pueden señalar que viven juntas, pero que prácticamente no les brinda beneficios sociales, de salud o laborales.

Con información de Ecuavisa, El Universo y El Comercio.