viernes 26 de abril de 2019 | 11:59
Gay

EU pone en marcha el veto a militares trans

Yaz Navarro vie 12 abr 2019 15:15
Estados Unidos no quiere militares trans.
Estados Unidos no quiere militares trans.
Foto propiedad de: EFE.

Fue en enero cuando el Tribunal Supremo accedió a que la iniciativa se pusiera en marcha aún sin una decisión tribunal definitiva.

Pese a no contar con una sentencia definitiva, el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha puesto en vigor la política impulsada por la Casa Blanca que impide a los transexuales alistarse a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos.

Fue en enero cuando el Tribunal Supremo accedió a que la iniciativa se pusiera en marcha aún sin que los tribunales alcanzaran un fallo contundente, dando paso a la discriminación dentro del Ejército del país norteamericano.

Puedes leer: Ejército Mexicano no reconoce a sus militares gays: Análisis internacional

Creen que impedirá su objetivo de ser el Ejército más letal

El principal argumento del Departamento de Defensa es que sólo las personas que se hayan o planeen someterse a una cirugía de reasignación de género serán excluidas de las Fuerzas Armadas, ya que, según su razonamiento, esto impide que continúen siendo las fuerzas de combate más letales y efectivas del mundo.

Bajo esta premisa, aseguran que se no trata de una prohibición de las personas transgénero en el Ejército de Estados Unidos, lo que ha sido duramente señalado tanto por integrantes LGBTI, como por activistas a favor de los derechos de la población diversa y población en general.

Puedes leer: Se reunirá Sheinbaum con población trans para dialogar sobre nueva clínica especializada

Donald Trump en contra de los derechos LGBTI 

Aunque desde su candidatura el presidente Donald Trump anunció su desaprobación a los derechos LGBTI y motivó la normativa que establecía que aquellos que tuvieran un historial de "disforia de género" quedaban descalificados del servicio militar, con escasas excepciones, dichas medidas no han logrado establecerse. 

Fueron al menos cuatro demandas las derivadas de lo anterior, que buscaban impedir su funcionamiento. El magnate condujo entonces el veto hasta la Suprema Corte puntualizando que el bloqueo judicial forzó al Ejército a mantener una política anterior, a pesar de que un informe elaborado por el Pentágono estableció que la incorporación a filas de transgénero "pone en riesgo la letalidad y eficacia militar".