sábado 15 de junio de 2019 | 10:38
Gay

Usar un vestido en Marruecos convirtió su vida en un infierno

Ximena Molina vie 25 ene 2019 14:26
Foto propiedad de: Fadel Senna / AFP

Un video que mostraba como la policía lo detenía tras un choque, lo exhibió en redes sociales.

Travestirse, vestirse como mujer. Lo que en algunos países se ha convertido en algo común (aunque aún es razón de burlas y estigmas), en Marruecos, ha hecho que la vida de un hombre se convierta en un infierno. 

Bastó sólo una noche en la que Chafik Lafrid salió de su casa vestido de mujer para que ahora, este hombre de 33 años busque desesperadamente la manera de salir de su país donde la homosexualidad es delito y se considera una vergüenza.

Aquella noche, Lafrid fue maltratado por la policía y denigrado en las redes sociales donde circuló un video que mostraba cómo los uniformados lo llevaban por las calles con los pies descalzos y vistiendo un vestido entallado color azul, mientras decenas de transeúntes lo insultaban a gritos sin que nadie hiciera nada para defenderlo. 

"Tenía de Marruecos la imagen de un país que respeta la diferencia. Pero lo que ha pasado me ha hecho cambiar de opinión", lamenta este agente administrativo que se reconoce como homosexual y que afirma haber llevado una vida “discreta”, hasta ahora. 

Fue en Nochevieja cuando Chafik regresaba a casa conduciendo por una avenida muy concurrida de Marrakech, cuando una moto chocó contra su coche. 

Al lugar llegó la Policía y un elemento le pidió salir de su vehículo, a lo que se negó tajante alegando que podía haber "problemas" con el enjambre de curiosos atraídos por el accidente, pues llevaba vestido, una peluca e iba maquillado, explicó a AFP.

"La policía rompió el cristal con su porra y me extrajo del auto a la fuerza. Me quitó la peluca, me lanzó al suelo antes de ponerme las esposas", recuerda Chafik Lafrid. 

En la comisaría, un agente le tomó una foto y reveló su identidad, tras lo que pudo regresar a su casa puesto que la multa solo se refería el accidente de tráfico.

El miedo no termina

Al día siguiente, las imágenes de su detención, las fotos de la policía y sus documentos personales se hicieron virales, ante lo que la dirección policial sólo atinó a sancionar a cuatro "responsables de la prefectura de policía de Marrakech" por "incumplimiento de las obligaciones profesionales" y por haber difundido sus "datos personales".

Pero Chafik Lafrid sigue "humillado" y "conmocionado": "Mi vida ha dado un vuelco", cuenta, asegurando que está "preocupado" por su seguridad ya que todos sus datos personales fueron expuestos. 

Pero no es sólo su seguridad la que se vio afectada, la relación con sus padres, que ignoraban su vida secreta, "se rompió”, y en el trabajo se dio de baja declarándose enfermo.

A pesar de que ha recibido algunas muestras de apoyo, Chafik teme salir a la calle y ser reconocido, aún cuando vaya vestido de hombre y ocultado su rostro bajo una gorra. 

El código penal marroquí sanciona con penas de seis meses a tres años de cárcel "los actos libertinos o contra natura con un individuo del mismo sexo". Aunque la homosexualidad está menos reprimida que en otros países de la región, en 2017, un total de 197 personas fueron investigadas por este motivo, según cifras oficiales.

Con información de AFP.