Tendencias

Las mejores 7 técnicas para masturbar a un hombre

Masturbación.culturacolectiva.com

 Muchos hombres prefieren un movimiento más fuerte cuanto más alejada del cuerpo está la mano, y más suave cuando se acerca a la raíz del pene. 

Los amantes más versados saben perfectamente cómo satisfacer a su pareja y conocen a la perfección las técnicas para masturbarla. En este caso, nos enfocaremos en ayudar a las mujeres, lo primero que tiene que hacer es averiguar si le gusta más de pie o sentado.

No tengas miedo, prueba primero distintas variantes y no tengas reparo en cambiar de posición para encontrar cuál funciona mejor, su respiración y su cara te darán la mejor pista. A continuación las 7 mejores técnicas de masturbación para un hombre:

1.  Factor clave: espontaneidad:

Lo mejor de la masturbación es que es fácil de llevar a cabo en cualquier momento y lugar. Por ello le hace ser la técnica perfecta en las situaciones en las que es necesaria una rápida respuesta. Es decir, en aquéllas en las que te apetezca mimar a tu pareja dándole placer instantáneo. 

También puedes agarrarle cariñosamente en la ducha. Métete con él, sujétalo por detrás y, con un poco de espuma en las manos, dale un masaje suavemente.

2. Usa toda la mano:

Ya estás en posición. Ahora es el momento de averiguar cómo agarrarle el pene. No es totalmente necesario utilizar los cinco dedos ya que tener un par de dedos libres permite dar lugar a ciertos juegos: utiliza tres dedos para la parte de arriba, y los dos inferiores para los testículos. De esta manera tu pareja sentirá más el contacto contigo. 

A la mayoría de los hombres les gusta sentir presión durante la masturbación, pero recuerda que tienes entre las manos una de las partes más sensibles del cuerpo, así que no te pases con la fuerza.

3. Ritmo constante:

Es el momento de agarrarle y empezar. Mueve la mano con un movimiento constante hasta que notes cómo le gusta. Empieza con un lento y suave movimiento y ves cambiando el ritmo para hacerlo un poco más rápido, pero no demasiado, a menos que veas que a él le gusta. Muchos hombres prefieren un movimiento más fuerte cuanto más alejada del cuerpo está la mano, y más suave cuando se acerca a la raíz del pene. 

La mejor manera de encontrar el ritmo adecuado es dejar que tu pareja ponga su mano sobre la tuya y te guíe haciendo el movimiento que él prefiera, al menos la primera vez. Es importante no perder el ritmo ni la fuerza.

4. ¡Usa las dos manos!

Si quieres ser una profesional del arte manual, debes explotar tus capacidades multitarea. Puede parecer difícil, pero lo lograrás enseguida. 

 Pon una mano en su miembro y con la otra presta atención a sus pezones o a sus testículos: acariciar y masajearlos puede llevar a tu pareja a un orgasmo muy intenso, ya que son zonas altamente erógenas, aunque asegúrate de que le guste que le toques ambas zonas, ya que sobre gustos no hay nada escrito.

5. Especialmente suave:

Todo aquello que reduzca la fricción entre tus manos y su pene debe ser considerado. Utilizar aceite o lubricante reducirá cualquier molestia que tu chico pueda sentir y aumentarás el deseo y las ganas de jugar.

Si optas por lubricar su pene con gel o aceite, lograrás que tus movimientos sean más intensos y agradables, mayor sensibilidad y menor esfuerzo con mejores resultados. Con alguno de esos productos puedes incluso frotar su glande, tal vez la zona más sensible (y potencialmente placentera) del cuerpo masculino.

6. Juegos y juguetes:

Los juguetes sexuales, o ciertos accesorios cotidianos te ayudarán mucho a estimular distintas zonas. Prueba con algún anillo vibrador o, simplemente, juega con las texturas: acaricia el pene con un guante de terciopelo o con la mano untada en algún aceite. Además, hay diversos juguetes sexuales para hombres y, más concretamente, para penes, que permiten alargar la erección o estimularlo de distintas formas.

7. Descubre sus zonas erógenas:

No hay dos hombres iguales ni dos hombres a los que les guste exactamente lo mismo. Sin embargo, si generalizamos, existen un par de zonas de placer comunes a todos que debes conocer.

Una es la punta del pene, como acabamos de mencionar, y otra es el perineo, es decir, la zona entre el pene y el ano. Con un poco de presión puedes llegar a estimular de esta manera su punto G, la próstata. De esta forma, hacerle alcanzar un intenso orgasmo es cuestión de tiempo. Y, por cierto, prueba con las ingles también, a muchos les encanta.

Con información de Enfemenino.