Tendencias

4 técnicas para masturbar a un hombre que jamás te pedirán (porque no saben cómo)

Puedes empezar por estimular la zona del escroto, hacer caricias al perineo y frotar los pezones con la mano libre.mamiverse.com

Puedes empezar por estimular la zona del escroto, hacer caricias al perineo y frotar los pezones con la mano libre.

Masturbar a un hombre es un arte que va más allá de si lo haces bien o no, requiere disfrutar con el otro, hacerle sentir que lo deseas. Es importante tomar en cuenta la postura, él decidirá cómo se siente más cómodo, ya sea sentado o de pie.

En el momento, se recomienda que tú te pongas de rodillas para que puedas tener diversidad de movimiento y además, le des un maravilloso panorama visual.

Ya entrando en técnica, puedes empezar por estimular la zona del escroto, hacer caricias al perineo y frotar los pezones con la mano libre, mientras que con la otra sujetas con fuerza e intensidad el pene. Pero si esto no es suficente aquí te dejamos cuatro técnicas de masturbación:

Lubrica la palma de tu mano y luego la cabeza del pene. Con la otra mano, toma la parte inferior del pene y colócalo sobre tu mano lubricada. Frota en todas direcciones de manera rítmica hacia ambos lados y de arriba hacia abajo, o viceversa.

Con una de tus manos, frota el pene de arriba hacia abajo. Con el pulgar, traza círculos profundos sobre la cabeza del pene (siempre gira en el mismo sentido).

Foto: Tomada de internet.

Lubrica el pene y también pon un poco en la zona baja de la pelvis. Empuja el miembro con la palma de la mano desde abajo, de tal manera que el glande entre en contacto con la pelvis (donde lubricaste anteriormente). Entonces, realiza movimientos rítmicos de izquierda a derecha mientras se sube y se baja rozando con la palma de la mano el tronco del pene.

Lubrica ambas manos. Con los dedos índices, toma la base del pene formando un anillo. A continuación, frota el pene con la mano hacia arriba sin perder contacto en ningún momento y, justo al llegar a la cabeza del pene, vaya alternando. El movimiento debe ser en sentido ascendiente, jamás en descendiente.

No olvides tener cuidado ya que es una zona muy sensible y en medio de la intensidad puede haber tirones que resultan dolorosos para el otro.

Con información de Cultura Colectiva.