Estas prendas de Frida Kahlo permanecieron ocultas durante 50 años

Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako
Firma: Ishiuchi Miyako

El fotógrafo japonés Ishiuchi Miyako fue el afortunado y el encargado en retratar este guardarropa que permaneció oculto en el baño de la casa de la artista. 

Frida Kahlo es una de las artistas mexicanas más reconocidas a nivel internacional, y a pesar de que se sabe sobre sus amores, su sufrimiento, sus puntos de vista en torno a la política y demás, su vida sigue estando llena de misterios.

Frida falleció en 1957 y como parte de su legado, dejó una colección única de ropa en el baño de su casa, cuarto que selló por órdenes de su esposo, Diego Rivera, mismo que fue abierto 15 años después para encontrar su guardarropa intacto que hoy forma parte de la historia del arte mexicana. Las prendas permanecieron ocultas por 50 años.

Por allá del 2004, el museo decidió catalogar su contenido y fue el fotógrafo japonés  Ishiuchi Miyako el encargado de documentar poco más de 300 prendas con solamente una cámara Nikon de 35mm y una luz natural.

0
comentarios
Ver comentarios