Joroba, ojos rojos y nariz hinchada: Así se verán los godínez del futuro

Emma, la oficinista del futuro
Emma, la oficinista del futuroReuters / Tomada de video

Los oficinistas también tendrán orejas y narices velludas; así como prominentes vientres, debido a sus largas horas sentados, según el estudio.

Si las condiciones de trabajo permanecen como hasta ahora para los oficinistas, mejor conocidos en estos tiempos como godínez, en los próximos 20 años su cuerpo sufrirá transformaciones que le ocasionarán serios problemas de salud física y mental.

Así lo advierte el estudio titulado “The Work Colleague Of The Future”, que para ilustrar el peligro latente, ha derivado en la creación de un modelo de tamaño natural denominado “Emma”.

William Higham, experto en comportamiento que ayudó a desarrollar el modelo, describió sus características de la siguiente manera:

"Tiene una espalda permanentemente encorvada por la forma en que ha estado sentada en su puesto de trabajo, los músculos de sus piernas son mucho más débiles, tiene venas varicosas debido al flujo sanguíneo que no es tan bueno como antes”.William Higham, experto en comportamiento.
Emma, la oficinista del futuroReuters / Tomada de video

Higham agregó que los hallazgos del estudio también permiten predecir condiciones tales como un estómago rotundo, ojos secos y rojos por las horas mirando una pantalla, piel cetrina influenciada por luz artificial, orejas y nariz peludas debido a la mala calidad del aire y al eccema causado por el estrés.

Emma, la oficinista del futuroReuters / Tomada de video

El estudio encontró que el 50 por ciento de los trabajadores de oficina se quejan de ojos cansados, el 49 por ciento de dolores de espalda y el 48 por ciento de dolores de cabeza, atribuidos a sus espacios de trabajo. 

Tan sólo en Gran Bretaña, nueve de cada diez empleados de oficina tienen padecimientos directamente relacionados con la forma en que trabajan hoy en día, indica otro estudio. Con base en ello, el experto advierte:

"Los trabajadores en el futuro podrían sufrir problemas de salud tan graves como los que pensamos que habíamos dejado atrás en la Revolución Industrial".

Para evitar parecerse a “Emma”, el experto hizo un llamado, primero a los centros de trabajo para modificar las condiciones en las que sus empleados tienen que hacer sus labores. 

A los empleados, les sugirió mejorar su postura mientras están sentados y evitar mantener las piernas cruzadas; tomar breves descansos para caminar, aproximadamente cada hora; también, reducir la exposición a las pantallas lumínicas.

0
comentarios
Ver comentarios