jueves 18 de julio de 2019 | 04:56
Estilo de vida

Tomar refresco y fumar puede causar hígado graso, afirma estudio

Ximena Molina jue 11 jul 2019 10:34
Foto propiedad de: Artem Beliaikin / Unsplash

Tomar refresco es un hábito nada saludable y contribuye deteriorar la salud del hígado.

Tomar refresco conlleva riesgos y efectos secundarios que pueden afectar a nuestra salud, eso se sabe desde hace mucho tiempo, pero recientemente fue presentado un estudio que encontró que el hábito de consumir más de una lata de esta bebida al día, puede causar hígado graso. 

Durante una conferencia dada para hablar de esta condición médica que afecta a aproximadamente un tercio de la población mundial, Laurence Serfaty, profesor del Hospital Universitario de Estrasburgo, explicó que además de los factores metabólicos como la obesidad o la diabetes que pueden llevar a padecer esta enfermedad, otros factores tanto de la alimentación como ambientales pueden afectar negativamente a la salud del hígado. 

Puedes leer: Refrescos pueden provocar desde depresión hasta Alzheimer

El experto especificó que consumir alcohol (aunque sea de forma moderada) y el tabaquismo (fumar una cajetilla al día) son dos comportamientos que también pueden desatar la afección hepática. 

Foto: Irina Iriser / Unsplash

Por su puesto, Sertafy recordó que mantener un buen peso y una dieta saludable mejora el estado general de la salud, pero admitió que puede llegar a ser difícil en un principio, por lo que recomendó abstenerse al máximo de los productos antes mencionados. 

Recomendamos: Refrescos de dieta pueden causar daños al cerebro y el corazón 

¿Qué es el hígado graso?

La enfermedad del hígado graso puede definirse de manera general como la condición en la que este órgano encargado de digerir los alimentos y eliminar toxinas, acumula grasa. 

Existen dos tipos de hígado graso, el alcohólico y el no alcohólico. A su vez, este último se categoriza en dos: simple, condición en la que la grasa en el hígado no causa inflamación o lesiones en las células y permite el funcionamiento correcto del hígado, y la también conocida como esteatosis hepática no alcohólica en la que el órgano se inflama y sufre lesiones que pueden causar fibrosis o cicatrización y en caso graves, cáncer o cirrosis

Foto: Online Marketing / Unsplash

Con información de EFE y Medline.