miércoles 26 de junio de 2019 | 08:13
Estilo de vida

El problema no son las abejas, somos nosotros

Gabriela Hernandez mié 20 jun 2018 16:19
Abeja
Abeja
Foto propiedad de: Gerardo M. García / Cuartoscuro

A través de redes sociales surgió una campaña para ayudar a las abejas que se encuentran en panales en la Ciudad de México, pero ayudarlas va más allá de crear conciencia ambiental.

México.- Las abejas están muriendo, y con ellas, el trabajo de la apicultura.

La técnica de la apicultura en México está estancada desde hace 30 años porque casi no hay profesionales en la materia pues a los jóvenes ya no les interesa el campo y hay muy poco consumo de miel, comentó la médica zootecnista Adriana Peña Véliz.

Para la especialista con 9 años de experiencia es necesario enseñar a los jóvenes la apicultura y es por eso que ella incentiva y enseña a estudiantes de la UNAM y la UAM a rescatar enjambres en la zona conurbada.

Anualmente en el país se producen más de 57 mil toneladas de miel; Yucatán y Campeche destacan por ser los que más elaboran este producto, indican datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Pero son las condiciones de exportación de miel las que detienen su comercialización en el extranjero. 

Otro de los problemas que Peña Veliz observa es el poco apoyo del gobierno, pues por experiencia propia en el extinto Programa Nacional para el Control de la Abeja Africana de la Sagarpa conoce de ello.

El problema no son las abejas, somos nosotros

Hace unas semanas comenzó a través de redes sociales una campaña para ayudar a la abejas en la Ciudad de México.

Al rescate de esta especie está Adriana, quien junto con estudiantes acuden al lugar donde se encuentra el panal, realizan un diagnóstico y tratan de salvar a las abejas.

Hay dos opciones: Si el panal se encuentra en un lugar complicado proceden a la eliminación con una sustancia que mata rápidamente a los insectos; a diferencia de los bomberos que las eliminan con agua y jabón y es un procedimiento tardado. Pero la segunda opción apuesta por la conservación:

Adriana forma parte de la iniciativa Abeja Negra SOS, encargada de la cría de abejas para comercializar productos. Peña Véliz es quien se dedica a rescatarlas, a hacer grandes las que están pequeñas y a curarlas en caso de enfermedad, luego son llevadas a Jilotepec, y de mejorar, las abejas son llevadas al apiario principal en Puebla.

La médica zootecnista expresó que la respuesta a la convocatoria ha sido buena. “En promedio, tenemos ocho reportes a la semana y tenemos temporadas en que hay 20 al mes”, dijo, mientras que en épocas malas sólo llega a haber cinco o seis mensuales.

Adriana explicó que hace algunos años empezó México a perder abejas por el cambio climático, los pesticidas y la varroa -un ácaro que afecta a la especie. Sin embargo, en París, Nueva York y Barcelona ya se habían hecho acciones para salvarlas.

La experta llamó a la población a aprender a convivir con las abejas y deshacerse de ellas de una “manera amigable” “porque el problema somos nosotros, porque ellas ya estaban ahí hace miles de años y realmente quien llegó a invadir sus espacios somos nosotros”.

Recomendó poner bebederos para las abejas o flores que les gustan para así poder convivir en paz.

Si vez una colmena y quisieras que fuera rescatada, puedes llamar a la médica al 55 12 97 49 78 y a través del mail [email protected]