sábado 18 de noviembre de 2017 | 12:38
Estilo de vida

Sustitutos del azúcar una opción para bajar de peso, aseguran

mié 12 jul 2017 17:38
Foto propiedad de: Especial

La Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) determinó que estos productos son una buena opción para reducir la ingesta calórica.

México.-  Los sustitutos de azúcar que están presentes en productos que consumimos todos los días, como pueden ser postres, galletas, barras energéticas, cereales, helados, bebidas, golosinas, yogures, refrescos, chicles, golosinas, jarabes saborizados, son una opción para reducir el consumo de calorías. 

Este es el Consenso al que llegaron especialistas mundiales en alimentación, nutrición, dietética, endocrinología, actividad física, pediatría, enfermería y salud pública que se reunieron en la ciudad de Lisboa (Portugal) para elaborar un consenso sobre los edulcorantes bajos en o sin calorías utilizados como sustitutos del azúcar.

El papel de estos sustitutos de azúcar en la alimentación, su seguridad, las medidas regulatorias y los aspectos nutricionales y dietéticos de su uso en alimentos y bebidas fue analizado por más de 65 especialistas en un foro de la Fundación para la Investigación Nutricional (FIN) realizado en este mes de julio con la colaboración de la Universidad Lusófona de Lisboa, el cual tuvo el apoyo de 42 sociedades y fundaciones de nutrición y dietética, sociedades médicas, universidades y centros de investigación europeos e iberoamericanos.

Los sustitutos de azúcar “son utilizados de forma segura por los consumidores de todo el mundo desde hace más de un siglo; constituyen un elemento de indudable interés y actualidad no exento, sin embargo, de cierto desconocimiento por algunos sectores de la población y del ámbito académico”, destacó  Lluís Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, director del Instituto de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas

Finalmente, los expertos resaltaron que sustituir alimentos y bebidas por versiones con menor aporte, e incluso sin aporte de calorías, puede llevar a reducir la ingesta global de energía y jugar un papel significativo en el control del peso, tal como lo sostienen la mayoría de los estudios que investigan el papel de estos edulcorantes no calóricos.