domingo 16 de junio de 2019 | 02:49
Estilo de vida

5 puntos que te dirán si eres pasivo en tu relación

Abril Perezyera mar 27 jun 2017 13:45
Actitudes pequeñas que terminan con relaciones.
Actitudes pequeñas que terminan con relaciones.
Foto propiedad de: Especial

Es probable que tu relación esté desequilibrada y no lo sepas, a veces permitimos muchas cosas con tal de permanecer a lado de nuestra pareja.

Para muchos, una relación ideal es aquella donde los problemas no existan y muchas veces para evitarlos nos convertimos en personas pasivas, que hacen todo con tal de que las cosas sean color de rosa todo el tiempo.

No es inusual que en una relación uno de los dos sea pasivo, lo que puede llevarnos a una relación desequilibrada que termine mal. Si tienes una tendencia a ser más pasivo, debes asegurarte que tu relación es estable y que no se está convirtiendo en una olla a presión con el paso del tiempo.

Una persona naturalmente pasiva no debería tener que cambiar lo que es, pero es importante poner atención a los pequeños cambios. Aquí 5 puntos que te harán saber si eres pasivo en tu relación y si esto podría derivar en un truene:

1. Tu relación está estancada

Si eres una persona pasiva, existe una posibilidad de que tu relación se vea afectada. Si ninguno de los dos participan de manera activa en su relación, probablemente funcionen. O sea, siempre necesita haber un equilibrio donde ambos puedan fluir libremente.

2. Tu pareja va más rápido que tú y no te sientes cómodo  

Cuando una pareja comienza a hacer planes que en cierto grado nos parecen apresurados, la relación se pone en riesgo. Si te sientes incómodo con tu pareja, tal vez sea momento de que hablen.

3. Siempre cedes a lo que tu pareja quiere

Si elegir una película, un restaurante o cualquier situación siempre termina en lo que el otro quiere, entonces te estás perdiendo para poder complacer a tu pareja.

4. No te sientes tu mismo

Si crees que tu esencia ya no es la misma, y solamente crees que te adaptaste a la personalidad de la otra persona, es una señal de que tu pasividad va demasiado lejos.

5. Has renunciado a cosas que te importan

Si tienes una pareja exigente y estás acostumbrado a ceder, es probable que renunciar a cosas que realmente te importan no sea tan complicado, por lo que te pierdas de muchas cosas de las que después te puedes arrepentir y reprochar.

Ser pasivo no es problema, pero si te pasas de pasivo, perderás parte de ti y sufrirás con todo lo que te rodea.