Estadounidenses viajan a Londres para boda real

Para los verdaderos fanáticos de la monarquía británica sentarse horas frente al televisor con un tazón de botanas no es suficiente en una ocasión como

LONDRES (AP) — Por eso cientos de estadounidenses, ataviados con sombreros coloridos, banderas británicas y un gran entusiasmo, han viajado a Londres para estar en el meollo del asunto, incluso a pesar de que habrá tanta gente que podría ser difícil que vean a la futura pareja real.

"No podemos saber cuándo habrá otra boda de un futuro monarca", dijo Catie Anchin, una seguidora de la realeza de 29 años que llegó con su esposo desde Washington D.C. el martes. "Esta es mi oportunidad para vivir un acontecimiento histórico desde primera fila".

La gente que ha llegado sin tener una de las preciadas invitaciones para la boda dice que quiere zambullirse en la atmósfera, comprar recuerdos y lo más importante, echar al menos un vistazo al beso de la pareja en el balcón del Palacio de Buckingham.

Lo último tampoco será sencillo.

Mientras que los turistas buscaban el mejor lugar para ver a los novios, se preguntaban temerosos cómo podrían evitar a la multitud que se formará el viernes a lo largo del paseo The Mall que desemboca en el palacio.

"¡Santo cielo! ¿Qué voy a hacer ese día?", dijo Debbie Achs, administradora de un edificio de Mesa, Arizona, mientras observaba las barricadas y el tamaño de las estructuras para los medios de comunicación que se han colocado alrededor del palacio y a lo largo de la ruta de procesión de los novios. "Si veo el beso en el balcón eso sería la cereza del pastel. No creo que vaya a acampar a las 5:00 a.m., así que tendré que ingeniármelas de otra manera".

Achs, de 54 años, corrió a reservar un vuelo los días después de que el príncipe Guillermo y Kate Middleton anunciaron la fecha de su boda a finales de noviembre. La boda le dio la excusa perfecta para visitar Gran Bretaña, adonde a regresado cada año desde el 2001 para visitar castillos y aprender sobre la historia de la realeza

Otros turistas estadounidenses tienen historias similares sobre su afición por la realeza: al provenir de una nación tan joven están fascinados con los protocolos de siglos de antigüedad, la majestuosidad, las historias de príncipes y princesas, como salidas de un cuento de hadas. Por su parte algunas mujeres han confesado su debilidad por Guillermo, ya que lo vieron crecer en televisión.

Janice Ashby, que llegó el miércoles con una amiga, dijo que tiene una buena estrategia para superar a la multitud.

"Mido cinco pies y 10 pulgadas (1,78 metros) y me voy a poner tacones altos para poder estar más alta que los espectadores bajitos y poder ver un poco de la boda real", dijo Ashby, de 54 años, de Geneva, Nebraska.

Incluso se hizo un tocado para la ocasión de color rosa y negro con una gran mariposa.

"Nunca tenemos la oportunidad de usar piezas tan frívolas y divertidas", dijo. "Usaré mi tocado con orgullo y diré hurra por la pareja real, tan fuerte como si estuviera en un partido de fútbol".

Otros han dicho que estarán muy contentos de poder traer algunos recuerdos de la fiesta a su casa.

"Aunque no los podamos ver, escucharemos los caballos y el rechinar de los carruajes", dijo Sheree Troy, de 54 años, una coleccionista de objetos de recuerdo de la realeza de Lincolnton, Carolina del Norte. Troy cuenta con más de 200 libros relacionados con la realeza y una vitrina llena de objetos alusivos la monarquía en su casa.

Anchin dijo que para aprovechar el viaje, planea celebrar la noche anterior a la boda con su esposo en Mahiki, un club nocturno lujoso al que suelen ir Guillermo y Middleton.

A su esposo no le molestaron los planes para desvelarse.

"¿Quién necesita dormir en la semana de la boda real?", dijo. "Estoy listo para eso".

0
comentarios
Ver comentarios