No hay bolsillo que soporte la oferta musical de Ocesa: análisis

El periodista Juan Pablo Proal valora que Ocesa “impone las tarifas que quiere y hace negocios al amparo del poder”.

México, D.F.-  El semanario Proceso en su sitio web publica un análisis de Juan Pablo Proal titulado "Ocesa: la prostitución de la música" sobre el poder de Ocesa en la industria del entretenimiento, donde la música –como agente social- ha sufrido las consecuencias.

 

“La Música, tal vez el arte con más popularidad social, se ha degradado en una más de las estrellas de Televisa. En vez de ayudar a las personas a sensibilizarse y crecer humanamente, el actual modelo impulsa a la histeria colectiva, la compulsión y la ansiedad” escribe Juan Pablo.

 

Juan Pablo Proal, periodista egresado de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y coeditor de Proceso online, describe que Ocesa, la empresa líder en conciertos y espectáculos según su sitio web, “impone las tarifas que quiere y hace negocios al amparo del poder”.

 

A través de un recuento de grandes conciertos que han tenido lugar en México (Radiohead, Roger Waters, Bob Dylan, Paul McCartney) y los que están por venir (como Newe Order) Proal describe la similitud en la que todos los conciertos venden sus boletos con “preventas” y altos costos, establecidos por Ocesa, en la que la mayoría de los mexicanos no tienen el recurso para disfrutarlos.

 

“Los anuncian con meses de antelación y sólo hay una preventa para los clientes de Banamex que poseen  tarjeta de crédito (…)En tanto, las personas que pernoctan para hacer fila en taquilla, muchas veces se quedan sin boletos (…)Los boletos en primera fila para U2 en 2011 costaron 4 mil 900 pesos, mientras que los paquetes para escuchar a Paul McCartney al frente y presenciar la prueba de sonido llegaron a los 29 mil pesos”.

 

“Son precios absolutamente inaccesibles para la mayoría de los mexicanos (…) En este modelo, la cultura es para quien pueda comprarla”.

 

El periodista concluye que “Ocesa lucra con el arte y las pasiones de los amantes de la música (…) Y, al final gran parte de este negocio millonario termina en las arcas de Televisa”.

0
comentarios
Ver comentarios