domingo 21 de octubre de 2018 | 11:37
Economía

Familias mexicanas tendrán un inicio del 2018 difícil, advierte especialista

Redacción SDPnoticias.com mié 10 ene 2018 19:13
El kilo de plátano se vende en la Ciudad de México a 20 pesos.
El kilo de plátano se vende en la Ciudad de México a 20 pesos.
Foto propiedad de: Mario Jasso / Cuartoscuri

Se debe realizar un plan de acción para manejar las finanzas familiares.

México.- El 2018 será muy complicado para las familias mexicanas, por los incrementos que se están registrando en este principio de año, señaló el Dr. Anselmo Chávez Capó, profesor investigador de la Facultad de Administración Financiera y Bursátil de la UPAEP. 

Dijo que estos incrementos responden a los aumentos registrados en los bienes y servicios públicos del año pasado y actualmente a las condiciones que se están presentando en el mercado.

Lamentó que la inflación del año pasado haya sido del 6.77 por ciento, lo que influyó de manera negativa en el poder adquisitivo de las personas, “no habíamos registrado un nivel de inflación con estas características desde hace mucho tiempo -desde el siglo pasado- que modificaron de manera significativa las condiciones de mercado que repercutió de manera negativa en la economía de las familias mexicanas”.

El Dr. Chávez Capó, indicó que estos incrementos pueden ser palpables en el aumento de los costos en los productos de la canasta básica, como es el caso del gas natural que hasta finales del 2017, tuvo un incremento del 30 por ciento, y la parte más preocupante es que por las condiciones climatológicas que se están presentando en los Estados Unidos, se va a registrar una demanda mayor de este energético y como consecuencia, va a provocar que se incremente aún más su costo actualmente, “al importar más gas natural, éste va a costar más caro y si tomamos en cuenta que en México, 7 de cada 10 hogares utilizan este producto y adicionalmente si tomamos en cuenta que el precio que está presentando en la Unión Americana es elevado con relación a los últimos 10 años, ya que se vende a 94.37 centavos por galón y se espera que de seguir las cosas así llegue a costar en el corto tiempo hasta un dólar por galón, lo que va a incidir de manera directa en los hogares mexicanos en su consumo y costo; entre otros productos como el huevo y la leche”.

Además, agregó que estos incrementos también repercutirán en los servicios que ofrece el sector productivo del país, como son los restaurantes, fondas, el transporte público, y el sector de servicios, en donde se registrarán incrementos directos en los servicios que reciben las personas.

Afirmó que no se debe olvidar que Puebla fue una de las ciudades del país que registró un incremento mayor en la infatuación, es decir, una de las 6 ciudades más caras de México y que se vio afectada por esta situación, al registrar una inflación del 0.81 por ciento, cuando la generalizada del país fue del 0.56 por ciento.

Enfatizó que el incremento en los costos de los energéticos es lo que está afectado de manera directa el precio de los bienes y servicios en México, que fue aproximadamente de un 25 por ciento el impacto de estos en la inflación.

El Dr. Chávez Capo refirió, para que la situación económica del país se comience a estabilizar, es necesario ver los beneficios que se esperaban de la Reforma Energética, porque sólo en este momento se puede “apreciar el lado obscuro del mercado, en donde sólo se equilibrará por parte de la ley de la oferta y la demanda”.

Por lo tanto, manifestó que este inicio de año será complicado, además de que los precios se establecerán a mediados de febrero, “sin olvidar que el Banco de México al observar este panorama inflacionario en el país, lo obliga a incrementar su tasa de referencia, por lo que se estima que a lo largo del 2018, se registren tres incrementos de manera programada, hasta antes de las elecciones del presente año”.

Para finalizar, acotó que las personas deberán ser prudentes en sus gastos, manejar de manera responsable las tarjetas de crédito y establecer un plan de acción para saber cómo van a gastar sus recursos económicos y de cómo van a utilizar todos los servicios como son el agua, gas, telefonía y corriente eléctrica, por mencionar algunos.