Sorprende la poca sororidad que existe entre jugadoras de Liga MX Femenil

Jugadoras de rayadas liga mx
Rayadas de MonterreyCesar Pauli / Mexsport

Sólo pocas jugadoras, como Tania Morales, referente de Chivas, han alzado la voz por las injusticias que se viven en el futbol femenil.

México.- Diversos escándalos acapararon los reflectores en el futbol mexicano durante las últimas semanas, incluso estos alcanzaron a la Liga MX Femenil, donde, lamentablemente, ha existido poca sororidad de las propias futbolistas para con sus compañeras.

En primer lugar, desde el inicio del Apertura 2019 varias jugadoras de Veracruz han estado sin cobrar pese a que su sueldo apenas es de 3 mil 700 pesos por mes, tal como reveló Carlos Salcido, capitán del primer equipo.

Asimismo, las Centellas del Necaxa han enfrentado severos problemas en el tema logístico al grado de que estuvieron cerca de no comparecer a varios partidos por dicha causa. De hecho, por poco no juegan el duelo de la jornada anterior ante América.

Como si no bastara, el pasado 21 de octubre las integrantes de Xolas y Tuzas tuvieron que ayudar a quitar la infraestructura utilizada para un concierto, lo cual no sólo retrasó el juego, sino que puso en riesgo su integridad, toda vez que los objetos fueron puestos en el perímetro de la cancha del Estadio Caliente.

Mientras que el pasado domingo 27 de octubre, María José López, capitana del Puebla Femenil, denunció que Edgar Pablo Villa, quien fungió como cuatro árbitro en el duelo frente al Cruz Azul, violó su intimidad al realizar una inspección inapropiada.

Poca unidad en el gremio ante las injusticias

Pese a lo grave de estas situaciones, casi ninguna jugadora se ha manifestado al respecto. De hecho, sólo gente como Tania Morales, capitana de Chivas y quien ocupa un puesto en la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales (AMFpro), alzó la voz.

Dicha falta de sororidad no necesariamente se debe a la “insensibilidad” en torno a estos casos, sino también a las precarias condiciones laborales que ellas enfrentan, para muestra el bajo sueldo de las Tiburonas Rojas.

Otros ejemplos de estas circunstancias, de acuerdo con una investigación de la periodista de La Jornada, Marlene Santos Alejo, son las cláusulas discriminatorias que existen en sus contratos, las cuales impiden que las jugadoras se embaracen o sean abiertamente lesbianas.

Aunado a ello, las futbolistas de la Liga MX Femenil no están respaldas por los estatutos de FIFA en cuanto a transferencias, de ahí que sus cartas no tengan ningún valor, tal como reveló El Economista, diario que también dio a conocer que casi 40 jugadoras pierden su empleo cada torneo.

Es así que estas condiciones las dejan con poco margen de maniobra, ya que también ha trascendido que deben abstenerse de cualquier tipo de protesta, pues de lo contrario su sueño se vería truncado.

Sin lugar a dudas, resulta indispensable que más referentes del balompié apoyen y visibilicen estas problemáticas, toda vez que, cuando existe algo similar en las categorías varoniles, sí suele haber una mayor cobertura y hasta unidad entre el gremio, como ocurrió recientemente con el caso del Veracruz.

0
comentarios
Ver comentarios