Paralímpicos vuelven al lugar donde nacieron

El movimiento paralímpico vuelve a partir de hoy al escenario donde nació hace más de 60 años con los Juegos de Londres 2012, que serán los más multitudinarios de la historia, tanto a nivel de


Los XIV Juegos Paralímpicos, que se desarrollarán desde hoy y  hasta el 9 de septiembre en la capital británica, tendrán récord de participación con 4,200 deportistas y 166 países representados en 20 deportes y 21 disciplinas.

Además, a falta de un día para que la llama olímpica encienda el pebetero del estadio de Stratford en la ceremonia de apertura, las entradas para la cita están casi agotadas.
Bien sea por la frustración de muchos británicos que no pudieron asistir a los Juegos Olímpicos o por la tradición del movimiento paralímpico en este país, la organización ha vendido más de 2.3 millones de entradas y espera agotar los 2.5 millones disponibles.

Aunque eso no pase, es un hecho que los Juegos Paralímpicos de Londres batirán el récord de 1.8 millones de espectadores de Beijing 2008.
El éxito previo de los Juegos Olímpicos y la gran expectación suscitada entre el pueblo británico despeja los miedos que rodearon los días previos a la inauguración de la cita convencional, especialmente en lo que concierne a seguridad y transporte.

Londres 2012 significará la vuelta a los orígenes del movimiento paralímpico, cuyos primeros juegos se disputaron hace 64 años en Stoke Mandeville, una localidad al oeste de la capital británica.

Allí, el mismo día que se inauguraron los Juegos Olímpicos de Londres ‘48, Sir Ludwig Guttman organizó su propia competencia destinada a los soldados británicos que sufrieron lesiones medulares en la II Guerra Mundial.

A partir de esta semilla, el deporte paralímpico fue evolucionando y ganando más adeptos hasta que en Roma 1960 se incluyó dentro de la competencia oficial del Comité Olímpico Internacional.

En homenaje a estos orígenes, esta noche las cuatro llamas paralímpicas que se encendieron la semana pasada en Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte se unirán en Stoke Mandeville.

La llegada del fuego sagrado se producirá en los últimos compases de la ceremonia de apertura, que estará presidida por la reina Isabel II.
Con unos cuatro mil voluntarios, entre ellos antiguos atletas paralímpicos, soldados heridos y niños de distintos barrios del este de Londres, donde se concentran la mayoría de instalaciones, el acto será "una celebración espectacular del espíritu", dijeron los organizadores.

El encendido del pebetero, marca el inicio de 11 días de competencia en los que atletas ciegos y deficientes visuales, con discapacidad física e intelectual y parálisis cerebral lucharán por las más de 500 medallas de oro en disputa.

0
comentarios
Ver comentarios