sábado 18 de noviembre de 2017 | 12:38
Columnas

¿En realidad son tan buenos los números de Osorio al frente del Tri?

@darthdaniel10 dom 16 jul 2017 18:07
Foto propiedad de: Javier Ramírez / Mexsport

El estratega vive de "maravillosos" triunfos contra EU, Honduras y Trinidad y Tobago; no obstante, existen aspectos que matizan tales resultados.

Juan Carlos Osorio continúa como técnico nacional debido a que tiene a México como líder del Hexagonal de la Concacaf que otorga boleto a Rusia 2018. En el terreno de los números el colombiano sale muy bien posicionado; sin embargo, su equipo no ha ofrecido un solo partido redondo desde su llegada en la recta final del 2015.

Osorio ha dirigido 33 juegos del Tri, de los cuales 14 han sido ante contrincantes de otras Confederaciones, y ahí las estadísticas ya no lo asisten, pues en las derrotas contra Chile, Alemania y Portugal, selecciones de primer nivel, ha encajado 13 goles por sólo 2 a favor, cosecha raquítica.

Es decir, el ‘predicador’ sólo ha podido resultar triunfante cuando se mide a combinados de poca monta, aunque en dichas victorias también existen matices que desnudan una sombría administración, la cual desde diversas trincheras es defendida con argumentos basados en la brillante labia del extimonel de Sao Paolo.

Al cafetalero se le reconocen, principalmente, tres triunfos: el que obtuvo contra Estados Unidos luego de 44 años de que Tricolor no ganara en suelo norteamericano, el conseguido ante Honduras en San Pedro después de más de dos décadas de no hacerlo y el logrado ante Trinidad y Tobago en Puerto España tras 12 años de sequía.

Pero vayamos a ver en qué condiciones se dieron. Por su lado, el combinado de Las Barras y Las Estrellas atraviesa un momento de recambio generacional que ha sido complejo, evidencia de ello es la destitución de Jürgen Klinsmann como seleccionador y las tres derrotas que ha sufrido en su camino a la Copa Mundial*, una de ellas escandalosa por 4-0 en su visita a Costa Rica. Aunque es meritorio que México se haya impuesto, es claro que no tocó enfrentar a esos planteles competitivos que nuestros vecinos del norte solían armar.

En tanto, los hondureños han arrastrado el prestigio que comenzaban a ganar en el área, ya que desde que iniciaron el proceso rumbo al campeonato mundial, suman 5 caídas y 3 empates, lo que refleja que estos catrachos no son ni la sombra de lo que eran en épocas pasadas con jugadores como Pavón y Costly.

Y, por último, Trinidad y Tobago ha registrado en el derrotero hacia el Mundial 6 derrotas y 2 igualadas, además, ocupa el sótano de la clasificación general con 3 unidades, lo que los tiene prácticamente eliminados.

Como vemos, los números que tanto presumen los defensores de Osorio y la propia Femexfut, no son aquello que venden, pues es obligación de México, país que tiene la Liga más importante y con mejor infraestructura de la zona, arrollar a rivales que, aunado a que no viven sus mejores momentos, son futbolísticamente menores desde que el balón rodó por esta lastimada geografía.

Aunque el timonel nacido en Risaralda se traiga la ‘molera’ Copa de Oro a casa, su ciclo debería terminar debido a los inventos tácticos, el mal funcionamiento que ha mostrado el Tricolor bajo su mando y, sobre todo, porque a casi dos años de su llegada su equipo solo ha mostrado quince minutos de buen futbol cuando chocaron con Uruguay en la ‘innombrable’ Copa América Centenario.

*Se tomaron en cuenta las rondas preliminares al Hexagonal Final.