Columnas

Después de la catástrofe...

Gatell, 60 mil muertos y contando...

Pero vamos “requetebién”. Curva domada y epidemia aplanada, o al revés. O todo lo contrario, para el caso da igual, pero —eso sí— a toda madre...

«Sinfín»
El sustantivo masculino 'sinfín' tiene un significado diferente al de la locución 'sin fin' y, por lo tanto, es necesario distinguirlos, como señala el Diccionario panhispánico de dudas. 'Sinfín' escrito en una sola palabra es 'infinidad', 'sinnúmero' (de cosas o personas).
Diccionario panhispánico de dudas
A cada santo le llega su hora.
Refrán popular

Anoche rebasamos el escenario catastrófico para México en la lucha contra el covid, uno que había establecido el propio subsecretario de Salud, Hugo López Gatell. El columnista Francisco Bustillos describe muy bien el momento en su más reciente artículo de Impacto.Mx:

“La noche de este sábado extrañamos al doctor Hugo López Gatell en su espacio estelar de la propaganda política de la Cuarta Transformación. Algo importante tuvo que hacer porque jamás se habría perdido la oportunidad histórica de anunciar el arribo de México al escenario catastrófico que anunció como imposible el 4 de junio pasado: el coronavirus ha cobrado la vida a más de 60 mil mexicanos; en realidad, la marca fue rebasada con 354 fallecimientos".

"Con seguridad no fue por cobardía, pero resulta un tanto sospechoso que confiara a una mujer, la doctora Ana Luisa de la Garza Barroso, la terrible misión de anunciar el fracaso mexicano en la contención de Covid.”

Pero el asunto es que ahí no termina la cosa... ¿Qué sigue?

Después de la catástrofe, esto es, seguido del día “C”, viene lo demás. De acuerdo a la Universidad de Washington, en México se espera el registro de más de 130 mil decesos por este virus al 1 de diciembre de 2020. Dado que nos encontramos —ahora sí— en el pico de la curva de contagios, transitar la segunda mitad de esa curva duplicaría las muertes registradas hasta hoy en el país por el coronavirus.

Y esta es solo una de tantas estimaciones serias (no como las proyecciones que nos recetó el doctor Hugo López-Gatell por ahí de abril, mayo, junio y julio), basada en datos oficiales, las cuales todas indican lo mismo: que a finales de año tendremos tres veces las cifras de defunciones de España; más del doble que Italia. Hoy México suma ya el 7.5% de los muertes registradas en el mundo por covid, cuando que su población representa menos del 2% de la del orbe.

El presidente AMLO hace tiempo que debió haber corrido al subsecretario y dado un viraje completo a la estrategia. No lo hizo.

De hecho, a partir de hoy, mágicamente —les apuesto doble contra sencillo—, obrará un milagro en la 4T: como lo venía haciendo de por sí antes de cumplir 60 mil muertes por el covid, todos los días, de aquí a diciembre de este año, López-Gatell dirá que vamos “requetebién”. Con la curva domada y la epidemia aplanada, o al revés. O todo lo contrario, para el caso da igual, pero —eso sí— a toda madre...

López-Gatell no solo habrá aplanado curvas y domando pandemias, sino habrá hecho la proeza de cambiar también el Diccionario panhispánico de dudas. Y ya no habrá duda: “sinfín” será lo mismo que “sin fin”; demasiadas muertes que no terminarán nunca.