September 17, 2019 14:51


“Todo un país detrás”, canción uruguaya cuyo título debe inspirar a los activistas de la 4T

AMLO
Entendámonos, con “todo un paìs detrás” no pienso en unanimidad, sino en una democracia en la que la crítica se exprese sin mentiras ni calumnias. ¿Es mucho pedir?internet

Abrí en mi iPhone la versión digital de La Jornada. Como siempre, primero vi las viñetas de Helguera y El Fisgón —supongo que Hernández descansó este viernes— y enseguida me pasé a su sección de opinión. Antes de leer la columna de Julio Astillero Hernández, me llamó la atención el título de otro artículo, una carta a la redacción: “Recuerdan con admiración a Jaime Ros”.

Por un momento pensé que se trataba del cantante y compositor uruguayo. Admito que no sabía que el apellido de este artista es Roos, no Ros. He escuchado sus canciones muchas veces, pero nunca había leído nada de él.

El Jaime Ros fallecido fue profesor de economía en la UNAM y el Colegio de México. Uno de sus libros es ¿Cómo salir de la trampa del lento crecimiento y alta desigualdad?. Desconozco su contenido, pero me atrevo a decir que solo saldremos del laberinto económico cuando superamos el peor de los males de la sociedad mexicana, la corrupción.

Para lograrlo tendremos que mantener la esperanza. Mantenerla, sí, a pesar de las malas noticias financieras. Estamos obligados a entender, para no caer en el pesimismo, que hay poderosos intereses operando contra nuestra economía simple y sencillamente porque les perjudica que ya no se permitan los turbios negocios entre políticos y empresarios.

También, para no dejarnos derrotar, tendremos que denunciar —cada vez que aparezca— la guerra sucia contra los nuevos funcionarios, lanzada inclusive desde la comentocracia de izquierda. No creo, por ejemplo, en la inocencia o imparcialidad del artículo de hoy en El Universal de Hernán Gómez Bruera, quien se presenta en los medios como simpatizante y hasta militante de la 4T.

Es tan bajo el golpe que ha dado Gómez Bruera a la jefa del SAT, Margarita Ríos-Farjat —no hay una sola verdad en lo que ha escrito— que solo pudieron habérselo sugerido, en el mejor de los casos sin que él se diera cuenta, algunos de los llamados “grandes contribuyentes” a quienes se condonaban impuestos y que ahora enfrentan una realidad que les molesta: no habrá más condonaciones y, lo peor para ellos, tendrán que entregar bastantes más contribuciones porque ya no se les permitirán los esquemas de ingeniería fiscal mediante los cuales se las arreglaban para no aportar prácticamente con nada a las finanzas del Estado.

No perder la paciencia, entender que hay una guerra, denunciar a  quienes participen en campañas sucias es la fórmula para que el proyecto de regeneración ética de López Obrador siga teniendo —cito el titulo de una canción de Jaime Ross— “todo un país detrás”.

Entendámonos, con “todo un paìs detrás” no pienso en unanimidad, sino en un democracia en la que la crítica se exprese sin mentiras ni calumnias. ¿Es mucho pedir?

Porque, sin duda, hay errores y excesos en la 4T, y deben exhibirse. Lo ocurrido en Baja California es un atentado a la legalidad que el gobierno de Andrés Manuel no puede permitir.

Pero de tal situación que los vivales panistas buscando impunidad propiciaron a descalificar todo lo que se está haciendo por higienizar la vida pública en México, hay un abismo.

Sobren voces sensatas que apoyan a Andrés Manuel contra los que se hizo en Baja California, un abuso que seguramente corregirá el poder judicial. En efecto, para la mayor vergüenza del panismo y del gobernador de Morena, Jaime Bonilla.

El hecho es que el esfuerzo de AMLO seguir teniendo “todo un país detrás”, que por cierto no sé si sea una canción que Jaime Ross compuso —así lo leí— para apoyar a Uruguay en un mundial de futbol o la historia en breve de un recorrido que él hizo por Perú.

Lo que sea, solo con todo nuestro país detrás saldrá adelante el proyecto de reconstrucción de México hoy tan atacado por los poderosos.

0
comments
view comments