Los tuiteros del PRI… y los del PRD y los del PAN y los de…

Desde que empecé a expresar comentarios en Twitter, lo juro, he sido invitado, para “asesorarlos”, por grupos organizados de tuiteros de gobiernos estatales de distintos partidos políticos y de los propios partidos.

 

No sé de dónde sacan que soy “experto en Twitter”, pero ese trato me han dado organizaciones partidistas y gubernamentales ligadas al PRD, al PT, a Movimiento Ciudadano, al PRI y al PAN.

 

Candidatos de todos colores y sabores me han pedido lo mismo.

 

No he asesorado a nadie porque en realidad no soy experto en Twitter (simplemente me gusta tuitear, lo que hago a diario, para no aburrirme en mis ratos libres, que cada día son más frecuentes y más prolongados, cosas de la edad).

 

He estado al lado de algunos políticos importantes, de todos los partidos, que me han pedido los acompañe, ignoro por qué, cuando empiezan a incursionar en Twitter. He aceptado hacerlo por mera curiosidad.

 

Es normal que políticos de todos los partidos me llamen para pedirme que difunda sus tuits, lo que hago si tengo tiempo y ganas, y si no, no.

 

Pero no solo políticos, partidos y gobiernos me piden que les diga cómo se tuitea. También lo hacen empresas y empresarios, a los que invariablemente les digo lo mismo: A mí no me preguntan, no sé, no soy experto.

 

Desde hace años trabajo en SDPnoticias.com, un sitio informativo que vio una oportunidad en la obsesión de muchas instituciones por participar en las redes sociales.

 

Así, SDPnoticias.com abrió otra empresa, cuyo nombre no recuerdo ahora, para colaborar con empresas privadas (gobiernos y partidos, no, son mala paga) en el diseño de planes y proyectos de mercadotecnia por internet. Yo en esto no me meto absolutamente para nada porque, ya lo dije, desconozco la materia.

 

Desde que empezó el actual proceso electoral presidencial he visto cómo se han organizado los equipos tuiteros de los distintos candidatos.

 

Todos se basan en la misma estrategia porque, evidentemente, ¡no puede haber otra!: reunir, física o virtualmente, a voluntarios para tuitear al mismo tiempo el mismo mensaje.

 

Mi correo electrónico y mis mensajes privados en Twitter están llenos de invitaciones a sumarme a campañas favorables a Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto.

 

Durante todo 2012 me han invitado a reuniones con grupos tuiteros de AMLO, JVM y EPN.

 

Me han pedido que asista como observador, asesor o activista y, la verdad de las cosas, me ha dado flojera hacerlo.

 

La etapa de mi vida en la que me gustaba observar pasó ya, asesor no puedo ser porque me faltan conocimientos y mi actividad de activista concluyó cuando decidí, con tristeza, que no iba a participar en la campaña de Andrés Manuel López Obrador para concentrarme en el trabajo que se debe realizar en SDPNoticias.com.

 

Un par de días antes de que se difundiera, alguien envió a mis mensajes directos en Twitter el video en el que un grupo de tuiteros se organizaba para apoyar a Peña Nieto durante el debate.

 

Como, lo sé, eso mismo hacían los tuiteros de López Obrador y los de Vázquez Mota, decidí ignorar el video mencionado.

 

No me pareció noticioso que los tuiteros priistas apoyen al candidato del PRI (como no lo es que los tuiteros izquierdistas apoyen al candidato de izquierda o que los tuiteros panistas apoyen a la candidata del PAN).

 

¿Que a los tuiteros les pagan los partidos? A unos cuantos, que son los que dirigen las operaciones. Al resto no.

 

El dinero de los partidos se va a otro lado, y no necesariamente a los medios.

 

En lo que sí gastan los partidos, muchísimo dinero que nadie vigila, es en los operativos de tierra para llevar votos a las casillas el día de las elecciones.

 

El dinero, el gran dinero, en efectivo, se va en la promoción del voto. Todos los partidos, TODOS, ninguno queda al margen, lo hacen.

 

Lo entiendo porque la rentabilidad electoral está en las urnas, no en las redes sociales.

 

Me he cansado de decir que los políticos están obsesionados por los trendig topics, lo que es una tontería.

 

Por cierto, hace uno o dos años, no quise participar (lo hicieron todos los que colaboraban entonces en SDPNoticias) en la construcción de un TT ofensivo, infantil e inútil contra Felipe Calderón a propósito del Día de las Madres: #chingatumadreCalderón.

 

En estos días no quise participar en un TT idéntico pero en contra de Peña Nieto. La gente de SDPNoticias que quiso hacerlo, apoyó eso. Y el sitio, desde luego, publicó varias notas sobre el asunto. Yo, en Twitter, ignoré tal jueguito.

 

Me han criticado mucho por no haberme sumado a ese TT y por no haber difundido, en Twitter (SDPNoticias dio a conocer tanto el TT como el video de los tuiteros del PRI) , el trendig contra Peña y la evidencia de que los priistas se juntan para apoyar a su candidato.

 

Como todo el mundo me considera experto en Twitter, no solo se me pide asesoría, sino que inclusive me mandan para que la “analice” las propuestas de apoyos tuiteros que algunas personas hacen a algunos candidatos de varios partidos.

 

Los que más me critican porque, erróneamente, suponen que asesoro candidatos ¡son los que más se mueven para ser contratados por esos candidatos!

 

Por mí, que los contraten. Seguramente se trata de tuiteros que conocen mucho mejor que yo el tema. De algo servirán.

 

Yo, simple y sencillamente, voy a seguir tuiteando lo que se me pegue la gana, y lo que no, pues no.

 

Voy a mantenerme al pendiente de lo que promuevan los tuiteros del PRI para impulsar a Peña Nieto, de lo que hagan los del PAN para promover a Vázquez Mota y del esfuerzo de los tuiteros de izquierda para apoyar a López Obrador.

 

Si en junio me alejo un poco de Twitter se deberá a que trataré de meterme al mundo real, el de los operativos para generar votos verdaderos. A ver si encuentro algo interesante para darlo a conocer en SDPNoticias.com.

 

Es que pronto, ya lo veremos, llegará el momento de dejar de analizar los votos irreales de las redes sociales para concentrarnos en lo que va a pasar allá abajo, en las colonias, los barrios, los lugares en que se ubicarán las casillas que todo lo decidirán.

 

 

0
comentarios
Ver comentarios