Los complejos del mexicano reflejados en el uso y abuso de las redes sociales‏

 En estos días tenemos a la mano herramientas de la tecnología como las redes sociales para hacer valer nuestra voz y acaso para poder participar en la solución de problemas de todo tipo, el servidor público de tener una relación mucho más directa con la gente, y los gobiernos de tomarle el pulso a la opinión pública, pero en México no se usan con el potencial que éstas tienen, en lugar de que los usuarios participen informados lo hacen con sentimientos viscerales y prejuicios, muchas veces descargando ahí sus frustraciones y complejos: el INSULTO y la AGRESIÓN prevalecen sobre el debate serio, la queja bien fundamentada y las propuestas, haciendo que haya una retroalimentación negativa por parte del servidor público y gobiernos, que solo en excepcionales casos las utilizan sin hacerlas rendir los beneficios que debieran. La falta de respeto, el odio y hasta la amenaza se pueden leer a diario, muchos mostrándolo cobardemente atrás de un pseudónimo y sin dar la cara, con casos de agresión hasta con señoritas, hijas o familiares de figuras públicas, casos recientes que llaman la atención incluso de extranjeros radicados en México, como la reacción negativa hasta a las buenas noticias, como por ejemplo el anuncio de la construcción del nuevo aeropuerto o la contratación del futbolista Javier "Chicharito" Hernández por el mejor club del mundo, el Real Madrid, pareciera que al mexicano le causa enojo y coraje el EXITO de sus paisanos o de su país mismo, en donde en cualquier otro país estos dos ejemplos hubieran sido motivo de una alegría, aquí fue como si fueran una cubetada de agua helada, malos chistes, palabrotas y "memes" de mal gusto inundando las redes, enojo por las reformas, por la buena relación del jefe de Gobierno del D.F. con el presidente, por los avances y logros del nuevo gobierno, y así por igual, o en ocasiones hasta mayormente por lo bueno que por lo malo, pero esto no se limita solo a las redes sociales, lo mismo en pláticas de café como en algunos periodistas que solo ven lo malo y se obstinan en no reconocer lo bueno, como la señora Dresser (extranjera, ¿qué acaso esto se contagia?) o el recientemente desenmascarado señor Ferriz, ¿qué no es más sensato poder decir (como el que esto escribe) "no voté por  él, pero su gestión tiene tales o cuales aciertos" a descalificar TODO a priori? Este gobierno tiene rumbo y esto es ya (a estas alturas) innegable, y como parangón están casos emblemáticos e ilustrativos, como los legados que éste dejará (un aeropuerto de clase mundial) contra una inútil y horrible "estela de luz", o el ver la experiencia y el oficio de los miembros del nuevo gabinete y los de los dos pasados, baste el ejemplo de Eduardo Sojo, presentado en el año 2000 como la cabeza del "gabinetazo" de Fox, y que en el actual solo le alcanza para ocupar un cargo en el "gabinete ampliado" (INEGI).

  Tenemos como mexicanos que dejar a un lado prejuicios, odios y complejos para construir juntos el México del presente y del futuro, sin dejar por esto de ser críticos, seámoslo, pero lo mínimamente informados y despojados de pasiones y diatribas estériles, quitémonos de la mente que "no podemos" y que estamos predestinados al fracaso, cada día más mexicanos demuestran lo contrario, solo ver como somos un motor de la economía más poderosa del mundo (USA). ¿O qué es que solo los que NO podemos trascender y mejorar somos los que nos quedamos aquí? Demostremos que los ciudadanos en México SI estábamos listos para serlo de un Estado moderno, donde la pluralidad y la alternancia deben hacer un México mejor, y no uno estancado y decadente. Así como dijo el político y revolucionario Pastor Rouaix a principios del siglo XX: "Justicia pedía la Nación y ahora es tiempo de sembrar justicia para recoger riqueza y bienestar".

0
comentarios
Ver comentarios