Cárceles, ¿Readaptación Social?

Hace algunos días se dio a conocer la fuga de 30 reos del penal de Apodaca en el Estado norteño de Nuevo León, en el que por cierto, perdieron la vida otros 44 reos tras una supuesta riña entre integrantes del cartel de los Zetas y el Golfo.

 

Cárcel,  palabra que tiene su origen del vocablo latino "Coercendo" y cuyo significado es restringir, ha sido a lo largo de la historia la "solución" que los gobiernos han encontrado para castigar a los infractores que atentan contra la sociedad.

 

Desafortunadamente en México el sistema penitenciario es obsoleto y está plagado de corrupción toda vez que las cárceles se han convertido en verdaderas universidades del crimen, esto a raíz de que las autoridades han olvidado el verdadero propósito de estos lugares, readaptar a los infractores, infractores que lamentablemente ante las humillaciones, así como a las condiciones infrahumanas a las que son expuestos, generan un mayor resentimiento social, por lo cual terminan muchas veces en las filas del crimen organizado.

 

La creciente criminalización de la pobreza con los delitos "Famélicos", llamados así por su relación con el hambre y la miseria, han ocasionado que haya una sobrepoblación en las cárceles, toda vez que para el gobierno es más fácil meter a la cárcel a quienes cometen este tipo de delitos, que brindarles un apoyo para que puedan salir de la miseria.

 

Sin embargo, esta problemática no termina con la privación de la libertad de los infractores toda vez que aunado a esto, las familias deben pagar las extorsiones que se les cobra a sus familiares durante el cautiverio, ya que por si fuera poco, las cárceles se han convertido en grandes negocios para los carteles de la droga quienes han hecho de estos lugares, sus cajas chicas.

 

Lamentablemente ante la falta de acciones para prevenir el delito, tragedias como la ocurrida en Nuevo León seguirán ocurriendo gracias a la sobrepoblación en las cárceles toda vez que el corrupto y obsoleto sistema penitenciario que hay en nuestro país, no encarcela de acuerdo al grado de peligrosidad, mezclando a violadores, secuestradores y asesinos con gente inocente o padres de familia que ante la falta de una mejor calidad de vida se ven obligados a robar en algún centro comercial para llevar alimento a sus familias.

 

La guerra fallida de Felipe Calderón también ha contribuido en esta problemática social toda vez que carece de una eficaz estrategia para combatir al crimen organizado, ya que sólo ha traído la muerte de más de 60 mil seres humanos y la sobrepoblación carcelaria. Sin duda, el combate al narcotráfico no se debe combatir con violencia sino con la adecuada aplicación de programas sociales, la creación de espacios educativos y deportivos, así como una mejor calidad de vida con más y mejores empleos. 

0
comentarios
Ver comentarios