August 24, 2019 10:15


12 razones por las que a la I.P. le falta punch ante el gobierno

gustavo de hoyos
Gustavo de Hoyos, presidente nacional de CoparmexInternet

Las cúpulas empresariales, por definición natural son el contrapeso de un gobierno obeso, pesado, controlador, estatista y agraviante, pero hace muchos años que dejaron de serlo. Muertos los pilares de la industria en México, las segundas y terceras generaciones de ellos se han dedicado a presidir las cámaras industriales, de comercio, anexas y conexas, pero les ha faltado el punch para parársele enfrente a un presidente y cumplir con el sabio adagio de que los poderes político y económico deben ejercerse desde lejecitos. 

Salvo honrosas y escasas excepciones -como Gustavo de Hoyos, presidente nacional de Coparmex- los actuales dirigentes de los llamados OISP, organismos intermedios del sector privado, brillan por su ausencia a la hora de atravesar el pecho por los 8 y medio millones de pymes -pequeños y medianos empresarios- que sostienen en sus espaldas el 75% del PIB nacional.

Les platico:

1.- Si esas camarotas hicieran su jale, el SAT no andaría desatado viendo moros con tranchetes factureros por todos lados. 

2.- Las huestes de Margarita Ríos-Farjat no estarían ejecutando en promedio 50 auditorías diarias por ciudad capital, basadas en presunciones, sospechas y pitazos, contra pymes que batallan para sortear las 168 declaraciones que deben hacer anualmente.

3.- Si las Caintras, Canacintras, Canacos, Concamines, Canacares, Canaceros, CNIC, CCE y demás pomposas nomenclaturas hicieran su jale, la base de contribuyentes cautivos no sería la misma que hace dos años y obligarían al gobierno a meter al redil a los más de 12 millones de informales que siguen sin pagar impuestos, que no están bancarizados, que venden fayuca, que se roban los servicios públicos y que encima le hacen una desleal competencia a los formales.

4.- Si esas camarotas hicieran su trabajo, no andarían mendigando apoyos de gobiernos municipales, estatales y federales, porque no les alcanza con lo que recaudan de sus socios -cada vez menos- que pagan cuotas y no reciben gran cosa de asesorías, defensas legales, capacitaciones y otros servicios que son el objeto y razón de su existencia.

Si esos OISP les cumplieran a los pymes y no solo a las grandes empresas, obligarían a los legisladores a volver delito grave con penas muchísimo más severas, los robos a tractocamiones, ferrocarriles y sus cargas, que solo en lo que va de este 2019 asciende ya a $380,000 millones de pesos.

5.- Si los sempiternos directores y gerentes de las cámaras industriales, de comercio y demás, desquitaran sus sueldos, se darían cuenta de que es oficioso ayudar a las grandes corporaciones porque éstas tienen más gente y más capaz en sus nóminas, que el escuálido personal de esos organismos “representativos del sector privado”. Esos directivos patronales se parecen cada vez más a los caciques sindicales que tienen acaparadas las centrales obreras.

6.- Si las cámaras hicieran su jale no andarían millones de pymes desbalagados, rascándose con sus propias uñas para sobrevivir en un medio gubernamental cada vez más hostil hacia ellos, porque los gobernantes en turno los confunden con la “mafia del poder” y los acusan de neoliberales nomás por tener una panadería, una taquería, una tortillería o un taller de torno.

7.- Si los OISP cumplieran, obligarían a los bancos a prestar cada vez más a los pymes y presionarían a los legisladores para que la Asociación Mexicana de Bancos deje de invertir en CETES e instrumentos parecidos para ganar un 10% de intereses y pagarles a sus ahorradores un 5 y a lo mucho un 6% de réditos.

8.- Si las cámaras trabajaran en favor de la empresa micro y pyme, los programas de estudio de las universidades y las escuelas técnicas estarían muchísimo más vinculados a la realidad del trabajo y tendrían consejeros de planta en los órganos académicos de centros educativos públicos y privados.

9.- Si las interfectas fueran efectivas y objetivas, no verían con malos ojos ni de ladito al presidente nacional de Coparmex ni lo tacharían de claridoso, rebelde e incendiario por estar jugándosela criticando lo que el gobierno tiene de criticable. Es el único y vean cómo lo traen de ojeriza.

10.- Si esas cámaras hicieran su jale, entre todas harían un frente común contra las incongruencias del gobierno y dejarían de lado el entreguismo que les caracterizó con los anteriores regímenes.

11.- Aprovecharían la supuesta apertura que López Obrador les está dando para que actúen dentro de la ley y dejarían de estar echándose entre ellas, defendiendo intereses tan nefastos y gremiales como la estulticia de decir: “los industriales siempre seremos más que los comerciantes. Que ellos tiren de su carreta, que nosotros los ´indis´, estiraremos la nuestra”.

12.- Y ésta que es peor, donde los canacos y concanacos no se mezclan con los socios de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño, Servicios y Turismo. Háganme ustedes el refabrón cavor. Como si los pequeños comerciantes fueran solovinos de la calle y por no tener el pedigrí de los grandotes, nomás no pueden caminar por la misma acera ni sentarse en la misma banca.

CAJÓN DE SASTRE

“Me contaron que un ´directivo´ de una cementera, que es vicepresidente o no sé qué de los Tigres de la UANL, vio con malos ojos que su palco en el Estadio Universitario estuviera a tiro de piedra de otro donde había puros pymes. Cuando vio el relajo que éstos últimos hacían al meter un gol el equipo de casa, ordenó investigar quiénes eran esos y al descubrir que nomás para dicho partido lo habían rentado dos o tres pymes, a sus amigos de moto que le hicieron notar que eran empresarios igual que él, éste les respondió con un dejo de divo: “Sorry, pero aún entre empresas, hay niveles…”, comenta la irreverente de mi Gaby y añade: “Es un hiperlactante el fulano ese que se cree empresario y no es más que un empleado….”

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.

0
comments
view comments