Una protagonista tras bambalinas llamada “Isabel II”

Entiéndase por protagonista (de acuerdo a la RAE) el personaje principal de la acción en una obra literaria o cinematográfica y/o persona o cosa que en un suceso cualquiera desempeña la parte principal. Una vez aclarado el término, entendamos el porqué de “tras bambalinas” del papel de la reina Isabel II en las obras ya presentadas en sus más 50 años de reinado, tituladas “Mi hermana Margarita, la rebelde”, “Lady Di, mi manzana de la discordia” y en esta nueva obra tan más sonada y aclamada por el pueblo londinense (que está a punto de estrenarse el 29 de abril del año en curso) “Una plebeya a la cual no acepto ni aceptaré, llamada Kate Middleton”.

 

Empecemos por la primera obra, la de Margarita. Desde que Isabel fue coronada como “La reina”, su co-protagonista (hermana), la princesa Maggie, siempre fue la más vista y señalada durante la obra; los rumores de tener un apetito sexual insaciable, sus numerosos amantes, la renuncia a sus derechos reales para casarse con un capitán militar, su adicción al tabaco y el alcohol, le valieron para que se posicionara como la princesa más popular, por encima de la mismísima reina. Acto que a Chabelita la mandara (sin ni siquiera actuar) a los camerinos.

 

Segunda obra, “Lady Di, mi manzana de la discordia”. Me parece que ha sido el  intento más difícil de protagonizar su vida y su papel como reina, y el dolor de cabeza más fuerte que aliviar tras numerosos actos en los que no solo actuaron los de la familia real, sino también unos extras llamados “paparazzis”y Dodi Al Fayed, y la que parecía ser la antagonista de la trama, (pero que al final de la historia lo terminó siendo la reina) Camila Parker Bowles. ¡Pobre Chabelita! Ella que tanto ansiaba por fin actuar en su propia vida, pues no solo me la volvieron a mandar tras los lienzos de la escenografía, sino que quedó como la villana y mente maestra en descomponer el final de la obra; hablo de la adjudicación de las teorías (junto con su crío, el príncipe Carlos) que la señalaban como la asesina intelectual de su propia nuera, para dar fin a la serie de presentaciones escandalosas hacia la casa real.

 

En esta la última obra próxima a estrenarse, se rumora que la reina tiene gran envidia por la alta popularidad que posee su co-protagónica y futura nieta Kate, y que inevitablemente, le vuelve a la mente (seguramente con unas derramadas de bilis) a su desaparecida nuera, Diana Spencer. Se prevé que Chabelita quiera esta vez hacerse ahora sí la protagonista, exigiéndole más a Kate y haciendo ridiculeces que una monarquía, (que pocos quieren reconocer) está en declive, en la que es más el escándalo en el que viven, que el poder que intentan establecer hacia su pueblo, y que sus excesos le cuestan a su pueblo más que su participación durante la Segunda Guerra Mundial.

Una protagonista, en la que al tomar inmediatamente su corona, ordenó al parlamento que una vez que ésta muriera, prohibiera que su hermana Margarita tomara el trono.

 

Y yo pensé que para ridículos, solamente eran los políticos inservibles de México. En fin. No nos apantallemos con eso de las monarquías y las bodas reales, que para protagónicos tenemos de sobra aquí en México.

 

Hacer comparación entre boda de Peña Nieto y la boda real.

0
comentarios
Ver comentarios