September 17, 2019 14:56


Parálisis Política. Proabortistas vs Provida vs proabortistas

Aborto
Regularmente los provida somos mochos y basamos nuestra argumentación en las leyes divinasInternet

Todos sacan sus mejores argumentos, los proabortistas acaban de meter al campo de batalla a una “eminencia” de la ciencia, como si la ciencia contara con la verdad absoluta, hasta la fecha se sigue discutiendo la teoría de la evolución de Charles Darwin, por ejemplo. Ahora la eminencia en ciencias, Antonio Lozano, señala que un embrión no es una persona. Mmmmmmmmhhhhh, es decir ¿un huevo de tortuga sí es una tortuga? ¿Es esto en razón de la peligrosidad de la extinción del ser vivo? Si el ser humano estuviese en peligro de extinción, el embrión, producto,  feto ¿sí sería persona?

Regularmente los provida somos mochos y basamos nuestra argumentación en las leyes divinas, los proabortistas no reconocen los dogmas de fe, y dicen que las leyes no pueden estar basadas en dogmas de fe, como desconociendo la existencia de Dios, digamos que los provida somos más “shalalalistas”, somos los que con un rosario en mano y dándose golpes de pecho señalamos que  solo Dios te puede quitar la vida, porque él es quien te la ha dado. A Las Proabortistas por su parte, esas que se disfrazan de María la Virgen para caracterizar un aborto-, les “revale madres” esos argumentos y arremeten contra los curas que tienen hijos y los pederastas, intentando desacreditar cualquier mandato divino.

Entonces, los provida argumentamos la defensa de recién concebidos por el simple hecho de ser seres vivos y viene el contraataque de las pro abortistas “como si los huevos de tortuga ya fueran tortugas”, es que antes de 12 semanas no se han terminado de desarrollar sus “sensores” nerviosos y entonces los provida argumentamos que el corazón comienza a latir a los 21 días, es decir a las 3 semanas, como si estuviéramos aprobando el aborto antes de las tres semanas.

Entonces surge la ley y dice que el aborto está permitido siempre y cuando sea producto de un violación, lo que los abortistas celebran, entonces los provida arremetemos señalando que no se puede corregir la violencia con más violencia o con una violencia peor, “eso que te hicieron a ti, es lo que a tu bebé quieres hacer”; entonces las proabortistas arremeten con la pertenencia de su cuerpo y en su cuerpo la mujer decide; los provida argumentamos que dentro del vientre puede ser una mujer que también tiene derechos, dando un aval automático para ejecutar embriones machos.

Pero en el aspecto legal, ¿quién es primero en derecho? En esencia es primero el más indefenso, pero el miembro, feto, producto, conjunto de células, porquería de mierda, no cumple con el hecho de ser tortuga a pesar de estar apenas en un huevo, por lo que no tiene el derecho de ser protegido por la ley.

En este debate lo que menos cabe es la razón, eso es lo que menos importa, tampoco cabe una negociación para establecer un punto medio, no hay punto medio, o se es provida o proabortista. ¿En qué momento debe de caber la prudencia? O ¿quién podrá ofrecer fundamentos estableciendo el punto de equilibrio debido? ¿Quién podrá ofrecer una opinión perfectamente imparcial y que esta tenga los debidos sustentos? ¿Los científicos?

Tal vez el debate lo tenemos que llevar a un punto que sea reconocido por los “shalalalistas” (provida) y los proabortistas. Los provida reconocemos a la persona cuando se da la fusión entre el cuerpo y el alma, reconocemos que esto sucede a partir de la concepción, no a partir de que el óvulo o el esperma tengan vida, Los científicos no terminan de definir a partir de que momento al embrión se le puede dar el mismo valor que a un huevo de tortuga, pero si reconocen la existencia del alma, entonces ya tenemos algo en común, entre los abortistas y los provida, el alma.

Podemos terminar este debate si los científicos identifican el momento en que el alma forma parte del embrión, feto, producto, grupo de células y podremos legislar y dar protección de ser viviente a partir de que se dé esta fusión. Claro que los provida sabemos que los recién concebidos son un diseño de Dios que viene integrados un cuerpo en desarrollo con su alma, en un solo kit.

Don Julio, hablemos de política

0
comments
view comments