La Boda Real, ¿ya prepararon el Divorcio Real?

Me gustaría unirme a los cientos de personas que critican la cobertura mediática de la boda entre el Príncipe William de Inglaterra y Catherine Middleton pero, la verdad, no se me da la gana. Digamos que me gustan las bodas, y que si me tuve que aguantar la cobertura de los medios con la boda de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, pues por qué no por lo menos entretenerme con una boda que, de hecho, si será de alguien perteneciente a una casa real.

 

Pero no, no crean que será una columna típica y ordinaria de historia de princesas con cuentos de final feliz, no, a Disney lo superé hace ya varios años y prefiero enfocarme a lo que nadie menciona en estos días de tanto gozo festivo: ¿cómo perciben los ingleses la boda real?, y mi pregunta favorita: ¿estará preparado todo el trámite legal preventivo para un divorcio?, bueno, no es ser negativa, pero no por nada Londres es la “capital mundial de los divorcios”.

 

De acuerdo a los cálculos realizados por Street Alive, una organización dedicada a las relaciones vecinales en Inglaterra, este viernes se llevarán a cabo unas 5 mil100 fiestas callejeras, para celebrar la unión matrimonial del segundo en línea a la sucesión del trono, se estima que en cada una participen de 80 a 100 vecinos.

 

Otros tantos, calculados en millones, celebraran de forma privada la que allá es considerada la boda del siglo.

 

En el diario The Times, se publica también el día de hoy que casi 16 millones de personas, lo cual es un 34% de la población de Reino Unido, festejará de algún modo.

 

Un 67% seguirá los actos desde casa por televisión mientras que un 12% lo hará en reuniones de amigos. Sí, los ingleses con todo y su seriedad característica, no solo muestran afecto a los caballos y los perros.

 

Mientras que menos de un tercio de los varones se dice interesado en la celebración, algo menos de dos tercios de las mujeres muestra interés en la misma.

 

Entrando aún en más detalles, el interés también es regional y mientras en los condados del centro del país los organizadores de fiestas callejeras han solicitado bastantes permisos a las autoridades, en lugares como Escocia reina la indiferencia hacia el asunto.

 

Sí, en Reino Unido habrá celebraciones, pero es verdad que la crisis económica que atraviesa esa región, ha mermado no solo el interés, sino las ganas de celebración de muchos.

 

Entrando en materia legal, diversos abogados británicos han aconsejado a la familia real, en particular al príncipe William que recuerde que: no todos los cuentos de hadas tienen un final feliz.

 

Es por este motivo que James Stweart, un renombrado abogado especialista en divorcios ha recomendado que ante el enlace matrimonial, se haga un sólido acuerdo prenupcial que proteja los intereses del príncipe y de su futura esposa.

 

Les puedo resumir que la familia real británica ha estado plagada de matrimonios fallidos. Tres de los cuatro hijos de la reina Isabel II se han divorciado, incluido por supuesto el padre del propio príncipe.

 

En ese caso, el ex asesor financiero del príncipe Charles de Inglaterra, Geoffrey Bignell, declaró al diario británico Sunday Telegraph en 2004, que Diana le quitó hasta el último centavo cuando su matrimonio terminó hace 15 años y que Charles entregó su fortuna personal, estimada en 17 millones de libras (27 millones de dólares).

 

En el caso de William, al ser heredero de la reina, cuya fortuna se estimó en 290 millones de libras (467 millones de dólares) en 2010, y al ser también heredero de parte de la fortuna de Diana, de casi 34 millones de dólares, la cantidad es bastante jugosa.

 

Pero Middleton no es precisamente una cazafortunas. Al provenir de una familia adinerada, de existir un acuerdo prenupcial, tendría que asegurar que su fortuna también se mantuviera a salvo, y que su estándar de vida después de un posible divorcio fuera elevado.

 

Aunque este tipo de acuerdos son comunes en países como Estados Unidos, son raros en Gran Bretaña sin embargo, las cortes británicas acordaron dar reconocimiento a dichos acuerdos el año pasado, luego de una serie de connotados divorcios.

 

Así las cosas, la celebración y expectación por la boda está dividida hasta en los mismos habitantes de Gran Bretaña y espero que nunca nos enteremos si existe el tan sugerido acuerdo prenupcial, pero de tener que enterarnos, sería por lo menos bueno saber que dentro del mundo rosa del príncipe y su prometida, no han perdido la bella costumbre de prevenir y no lamentar.

0
comentarios
Ver comentarios