Si la campaña de odio perjudica a AMLO y a EPN, ¿a quién beneficia?

Leo en Reforma que, en Mazatlán, Andrés Manuel López Obrador “rechazó sembrar el odio en la contienda electoral y entre la sociedad”.

 

Lo dijo como una respuesta a lo expresado por Enrique Peña Nieto, quien llamó a “no propiciar odios y diferencias”.

 

Andrés Manuel “enfatizó que su movimiento es pacífico y respetuoso”. Y culpó de esa campaña en su contra (la que le atribuye la siembra de odios) a Liébano Sáenz, Héctor Aguilar Camín y Pablo Hiriart, quienes en artículos de opinión han comentado que ven demasiado odio en la actual contienda comicial.

 

Pablo Hiriart, un periodista cercano a Carlos Salinas de Gortari, claramente y en forma calumniosa ha culpado a Andrés Manuel de sembrar el odio. Pero no lo han hecho así (no creo que nadie pueda probarlo) ni Liébano Sáenz ni Héctor Aguilar Camín ni Enrique Peña nieto.

 

Sea como fuere, Andrés Manuel López Obrador dice la verdad: él no siembra el odio porque, sin duda, encabeza un movimiento pacífico y pacifista.

 

No necesita demostración la afirmación de que Andrés Manuel y sus seguidores, que son millones, jamás han provocado la violencia.

 

Pero alguien, y creo saber quién, está sembrando el odio en la actual contienda electoral en contra de Peña Nieto.

 

Las cosas como son. En 2006 compararon a López Obrador con Chávez y hasta con Hitler y ahora, es un hecho, a Peña Nieto le gritan asesino y lo comparan con Díaz Ordaz y hasta con Pinochet.

 

Que se organice una marcha anti Peña Nieto es una prueba de la campaña de odio en su contra.

 

Que empiecen a aparecer manifestantes muy exaltados contra Peña Nieto en sus mítines es otra evidencia de la campaña de odio en contra del priista.

 

Las redes sociales son particularmente violentas contra el candidato presidencial del PRI.

 

Y no, no son Andrés Manuel ni los integrantes de Morena los que están provocando a Peña Nieto para que este y sus seguidores respondan con violencia.

 

Si no es Andrés Manuel, y ciertamente no lo es, el que promueve el odio, ¿quién es?

 

Para encontrar al culpable de un delito siempre hay que buscar al que se beneficia con el mismo.

 

En el caso de la siembra de odio contra Peña Nieto obviamente se perjudica al priista y a sus partidarios, sobre todo si responden a las provocaciones en forma inadecuada .

 

Pero, claro que sí, la siembra de odio contra el candidato del PRI especialmente daña a López Obrador, al que algunos de sus rivales califican de violento.

 

Si con el odio los que se perjudican son Peña Nieto y López Obrador, ¿quién se beneficia?

 

La solución es sencilla y no se requiere para llegar a ella del teorema de Pitágoras ni de la numerología: la única que sale ganando con el odio es la candidata presidencial del PAN, sí, la señora Josefina Vázquez Mota, a la que asesora su amigo Antonio Sola, aquel publicista que en 2006 a AMLO lo hizo pasar como “un peligro para México”.

 

Sé que por escribir esto no pocos seguidores de Andrés Manuel, en Twitter ,me van a llamar “perro vendido”, “miserable traidor” y cosas así.

 

Humildemente pido a esos pejistas, aunque sé que no seré escuchado, que si quieren ayudar a Andrés Manuel empiecen a ser menos ponzoñosos en el debate en las redes sociales. 

0
comentarios
Ver comentarios