El Diablo se rinde ante AMLO. Victoria de la paciencia de Romo

Diablo Fernández
En Monterrey impresionados porque Poncho logró el exorcismoImagen tomada de internet
“No conozco otra cosa más graciosa que un diablo que se desespera”Johann Wolfgang Von Goethe
“La única manera de librarse de la tentación es ceder ante ella”Oscar Wilde

Solo que José Antonio El Diablo Fernández haya sentido pasos en el techo explicaría que finalmente haya estado dispuesto a reunirse con el presidente López Obrador, y más por intervención y gestión de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia. Romo y Fernández no se llevan; si acaso se han saludado con escasa cortesía en eventos sociales, y este último, presidente de Femsa, había mandado todas las señales habidas y por haber de que no le interesaba asociarse, involucrarse y relacionarse —ni tampoco realizar inversiones— con los proyectos de desarrollo impulsados por la 4T. Menos aún si el enlace con Palacio Nacional tenía que ser su odiado Alfonso Poncho Romo.

Y, sin embargo, de acuerdo a un trascendido del diario Milenio, que apenas se ha confirmado, el presidente de Grupo Femsa se reunirá hoy jueves con el primer mandatario. Además de Romo, la rendición de El Diablo la negoció otro empresario regio —otrora subordinado de Fernández—, Carlos Salazar, del CCE. Pero lo relevante es que don José Antonio hizo su orgullo a un lado y no solo suplica que se le perdone por su loca idea de poner al Tecnológico de Monterrey a fabricar candidatos para la oposición de derecha, sino que saca la bandera blanca ante su aborrecido colega hoy jefe de la Oficina de la Presidencia.

Si al empresario le han tenido muy sin cuidado los acercamientos y la disposición de apoyar a la 4T que sí han mostrado los otros muchos hombres de negocios importantes (entre ellos, Baillères, Slim, Azcárraga, Larrea, etc.) con AMLO y con Carlos Salazar Lomelín, titular del Consejo Coordinador Empresarial, y Antonio del Valle, del Consejo Mexicano de Negocios, ahora hubo algo que le hizo —le forzó más bien— cambiar de parecer.

La razón: un urgente control de los fuertes daños que le ha producido el hecho de que el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, prestigiosa universidad privada cuyo cuerpo directivo El Diablo preside, se encargara de proveer la “capacitación” de miles de jóvenes surgidos de la comunidad empresarial (“agentes ciudadanos del cambio”) para el proyecto Alternativa por México, que encabezará el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, de cara a las elecciones federales de 2021.

Sin duda, Fernández Carbajal no deseaba abrir ese flanco y volverse vulnerable o fuente de ataque por parte del régimen y los seguidores de la 4T; convertirse en activista, lo comprendió a tiempo, le iba a impedir mantener su total independencia del gobierno en lo que al ámbito de sus negocios empresariales y financieros se refiere. Abrir ese frente, como de hecho ya ocurrió, le significa tener que ceder ahora por lo pronto al menos ofreciendo un acercamiento cordial (y la foto, por supuesto) con López Obrador. Y frente a Carlos Salazar, su empleado durante décadas. Y, humillación de humillaciones, ¡con Alfonso Romo como testigo de calidad! Ha sido un triunfo de la paciencia de este empresario regio que desde hace años apoya a Andrés Manuel. De la paciencia y de la ética política que le ha dado fuerza para resistir tantas grillas, tanto fuego amigo; ética política que en la 4T el que más exhibe es el único que no es político profesional.

Claramente, el involucramiento del Tec en la formación de cuadros de agentes y funcionarios que apoyarán a la derecha mexicana y que se oponen a la 4T forzó a este Diablo a salir de una estadía en la que se encontraba realmente muy cómodo: lo que AMLO ha denominado la separación entre la esfera del poder político y la esfera del poder económico. Flaco favor le han hecho la dirección del ITESM, así como Gustavo de Hoyos, a su patrono y amigo empresario regiomontano...

0
comentarios
Ver comentarios