La ortografía, Televisa y Paula Cusi

“Son cuatro las letras del abecedario español que no formaban parte del inventario latino originario: u, j, ñ y w”, leo en Ortografía de la lengua española de la Real Academia Española.

 

En ese libro me entero, también, de que los nombres de casi todas nuestras letras descienden directamente de sus nombres latinos.  Excepto hache, que parece proceder del francés, y jota, que podría venir del griego.

 

Ahí también aprendo que hay letras con varios nombres: la be se llama be, be larga, be grande o be alta; la uve es al mismo tiempo uve, ve, ve corta, ve chica, ve chiquita, ve pequeña o ve baja, y la doble u es doble u, uve doble, doble ve o doble uve. Vaya cosa.

 

Aunque la obra citada recomienda la minusculización, las mayúsculas son muy usadas todavía y es complejo entender cómo se aplican. Lo mismo pasa con la utilización de varios signos…

 

El caso es que, evidentemente, no es fácil entender la lógica de la ortografía si es que, acaso, esta materia tiene alguna lógica.

 

Por fortuna sobran en México los periodistas expertos en el uso del lenguaje. Es gente que, cuando redacta, recurre a su conocimiento profundo del español.  Así que el problema con ellos no es el de cómo presentan sus mensajes, sino el de por qué se atreven a decir algunas cosas.

 

Lo menciono porque, ahora mismo, Televisa usa a diversos voceros para explicar el conflicto de esta compañía, específicamente de su presidente, Emilio Azcárraga Jean, con la señora Paula Cusi, la última esposa del Tigre Emilio Azcárraga Milmo. Ayer lunes sus abogados expresaron opiniones al respecto y, hoy martes, el diario más identificado con la empresa controlada por los Azcárraga, Milenio, da a conocer detalles del litigio desde el punto de vista de la televisora.

 

Cito lo publicado en la columna “Trascendió” de ese periódico:

 

“Que Paula Cusi heredó de Emilio Azcárraga Milmo 16.666 de su patrimonio… pero una vez que se hubieron pagado los adeudos de la sucesión, los pasivos resultaron superiores a los activos. Por lo tanto, el legado no significaba la fortuna que la señora y sus abogados imaginaron. De todas formas, la señora recibió un millón 250 mil dólares mensuales hasta completar 50 millones, más 45 mdd por sus acciones de Televicentro y una valiosa colección de arte que se exhibía en el museo que El Tigre tuvo en Polanco… Cusi esperó más de diez años para demandar, en 2007, a una treintena de personas físicas y morales, entre estas Emilio Azcárraga Jean, el ingeniero Carlos Slim Helú y Alejandro El Güero Burillo. Y porque no pudo respaldar supuestas pruebas, en 2010 y 2011 demandó penalmente a los albaceas Julio Barba y Rubén Fuentes, por el delito que a ella le ha costado ir a la cárcel: falsedad de declaraciones ante autoridad”.

 

Demasiado bien escrita esa columna. La redactó gente que conoce el español, como Carlos Marín o Ciro Gómez Leyva. Aprecio y agradezco el dominio de nuestro idioma. Es más, hasta he decidido aprender de ellos, expertos en el oficio de comunicar. Es que, sin duda, lo hacen muy bien.

 

Conozco a los dos personajes y sé que entienden a la perfección, tal vez como nadie, cuando llamar ve chica o uve a la ve chiquita… Siempre me han impresionado, por listos. Lo que no entiendo es por qué denigran a la sabiduría que poseen intentando burlarse de sus lectores. Es que, carajo, qué defensa tan chafa de Televisa y de la absolutamente arbitraria aprehensión de la señora Cusi.

 

Me apena que sean así.

0
comentarios
Ver comentarios