¿Y los negativos de Peña Nieto?

Si un argumento ha sido utilizado (y sobado) de manera constante contra AMLO en esta campaña electoral, es el de sus “negativos”.

Aunque encuestas ‘copeteadas’ como las de Roy Campos han insistido en que la percepción negativa de Andrés Manuel sigue siendo importante, la verdad es que el candidato tabasqueño ha logrado amortizar con su “República Amorosa” argumentos tan estúpidos como el de compararlo con Hugo Chávez, tildarlo de “Mesiánico” y tonterías parecidas.

El que siga a estas alturas creyendo en esas cosas de plano es un fanático o un desesperado. Y cada vez más votantes voltea a ver a López Obrador como una alternativa viable ante las macabras opciones que presenta la derecha mexicana: el regreso a un régimen sádico, cleptómano y autoritario como es el PRI o la continuidad de la masacre contra los mexicanos so pretexto de la fracasada “guerra contra el narco” de Calderón.

Luego entonces, creo que lo interesante sería saber, en verdad, cuales son los porcentajes negativos del engendro de Televisa, Enrique Peña Nieto.

Como lo demostraron el recibimiento que tuvo Peña en la Ibero y la marcha organizada ayer sábado en su contra, el maniquí del PRI y Televisa no es tan adorado ni tan “intocable” como quieren hacer creer sus titiriteros.

De una cifra inflada de más del 50% de los votos –que en mi muy particular opinión nunca tuvo el ex gobernador de uno de los estados con mayores índices delictivos en el país-, ahora Peña tiene apenas un 36% de las preferencias, de acuerdo a la última encuesta de Covarrubias y asociados.

Temas como los abusos en Atenco, el caso Paulette, las supuestas agresiones contra un maestro homosexual por parte de autoridades mexiquenses, las extrañas circunstancias de la muerte de su esposa, su fama de mujeriego y descuidado en su vida personal, por mencionar algunos, muestran que no basta con gel y maquillaje para camuflar el origen del priísta Peña, bien anclado en la “mafia” de Atlacomulco.

Creo que Peña ha alcanzado un pico y que seguirá cayendo en las encuestas. Ya veremos qué es lo que pasa en las últimas 6 semanas de campaña.

0
comentarios
Ver comentarios