Cristina, reina lesbiana, dijo no a la boda real

Hablo de Cristina de Suecia, nacida en Estocolmo en 1626, tal vez la reina más brillante que ha existido.

 

Ella, a los seis años de edad sucedió a su padre, el rey Gustavo Adolfo II, aunque el que gobernaba, hasta que Cristina alcanzó la mayoría de edad, era un regente, Axel Osenstierna.

 

Cristina de Suecia, de plano, era lesbiana.

 

Su padre, que desconocía las inclinaciones sexuales de la niña, le dio una educación masculina, de tal modo de prepararla, según él, para el trono. Así, por formación, Cristina prefería las actividades propias de los hombres y no se entendía con las mujeres.

 

Cristina gobernó brillantemente, sobre todo porque buscaba por juntarse con los intelectuales más importantes de su tiempo, como Descartes, quien vivió en su corte. Firmó el Tratado de Brömsebro con Dinamarca y participó en los Tratados de Westfalia, lo que ayudó al desarrollo de su país.

 

Fue una apasionada defensora de las artes, la ciencia y la cultura. Y Cristina era, además de sensible, emocionalmente muy inestable.

 

Cuando a Cristina de Suecia le exigieron casarse con el príncipe Carlos Gustavo, un héroe nacional, rechazó hacerlo.

 

No le gustaban los hombres, aunque circularon rumores de una relación sentimental con el embajador español.

 

Enamorada sí estuvo Cristina de de una condesa, Ebbe "Belle" Sparre. Estas dos mujeres intercambiaron numerosas cartas de amor.

 

Cuando las presiones para que se casara aumentaron, con el argumento de que debía buscar un sucesor, abdicó a favor de Carlos Gustavo.

 

Cristina de Suecia, la reina más talentosa que ha existido, dijo claramente no a su boda real con un príncipe de gran prestigio, no con un muchachito frívolo como el príncipe William de Reino Unido que se casará pronto con Kate Middleton.

 

Después de abdicar Cristina se convirtió al catolicismo y viajó por toda Europa, muchas veces disfrazada de hombre. Y hasta el final de su vida manifestó su amor por el arte y la ciencia.

 

Otra gran lesbiana, la actriz Greta Garbo, uno de los mayores mitos del cine, protagonizó en 1933 una película sobre Cristina de Suecia. La vi hace muchos años, después de haber leído una biografía sobre la reina lesbiana, y me fascinó. En el filme hay al menos dos besos entre lesbianas, aquí la liga de YouTube http://www.youtube.com/watch?v=uPZIqw9RcOU

0
comentarios
Ver comentarios