Lecturas de la carta a Los Pinos contra Yunes, según San AMLO

Yunes y AMLO
Es difícil que AMLO haya presentado pruebas contundentes contra Yunes.Internet

 

Queriéndolo o no, Andrés Manuel López Obrador ha impuesto un sello bíblico a la secuela de eventos que se presentaron tras la difusión de los videos de Eva Cadena, ostentándose como faro moral de la corrupción, lo que entraña pros y contras para él, el eterno candidato a la presidencia de la república.

De modo que se antoja bordar sobre las lecturas de esta carta de AMLO a los Corintios…perdón a Los Pinos, al Presidente Enrique Peña Nieto, sobre las presuntas denuncias de enriquecimiento inexplicable contra Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz, y enemigo acérrimo del tabasqueño.

LA PERTINENCIA. ¿Corresponde a AMLO ser el guía moral del país?  ¿Es papel de un candidato a presidente de México apuntar el dedo flamígero hacia Miguel Ángel Yunes, al margen de que a este controvertido personaje tenga harta cola que le pisen, y sea una piedrita en el zapato para el líder de MORENA?

EL SUSTENTO. Es cierto, al parecer, que Peña Nieto se reunió con Yunes en Veracruz, tres días antes de que El Universal publicó el video de Eva Cadena. Circuló una foto de un helicóptero, donde presuntamente hubo una plática entre ambos. Pero, ¿le consta a AMLO, increpar a Peña en la misiva que: “usted (Peña) vio con Yunes Linares los videos de la candidata de Morena, Eva Cadena, recibiendo dinero con la reiterada recomendación de que me entregara esos billetes de procedencia ilícita”?

¿Tiene pruebas AMLO, como señala el texto firmado ayer por él, de que “tengo también el dato de que usted le ordenó al Secretario de Gobernación Osorio Chong, que entregara los videos al periódico El Universal y a otros medios con el propósito de que fueran ampliamente difundidos”?

LA CONGRUENCIA. Relativa.  Es posible, sí, que en el inconsciente colectivo impere la idea de una alianza del PRIAN contra AMLO. Y de que la corrupción en este ámbito es enorme. Y que eso explique la gran popularidad de López Obrador y que éste encabece las encuestas. Pero no se comprende el silencio de AMLO sobre que a Eva Cadena ¡le pusieron no uno, sino dos cuatros!. Fue dos veces por dinero y la dos fue grabada. Sobre que él la defendió, cosa que se aprecia en el evento de Las Choapas. Que negó con un dedito que es corrupta. Puede ser que Eva Cadena se haya prestado a este montaje obteniendo beneficios económicos. Considero esto como muy probable. Por otra parte, no consta que López Obrador recibió el dinero, ni que estaba enterado de los misteriosos aportadores que contactó Eva Cadena. Pero es un hecho que se trata de una candidata de MORENA. Es insostenible que AMLO juzgue como una trampa un video donde uno de sus militantes recibe dinero, y sólo considere corrupción los entuertos del PRIAN.

LO QUE MUY POCOS PUEDEN ENTENDER. Una cosa es Eva Cadena, o René Bejarano y otra muy distinta AMLO. La fibra moral de López Obrador es a toda prueba. Y su honestidad personal también. La leyenda urbana señala que no tiene cuentas de banco, cuentas de cheques, ni siquiera tarjetas de crédito. Sin duda es probablemente el político más honesto de México. El escándalo de los videos de Ahumada por supuesto que le afectó, como el reciente de Eva Cadena. Pero nadie ha podido probar hasta ahora que él en lo personal sea corrupto. Por esta razón es muy difícil pegarle por esta vía, que es su principal fortaleza.

EL CONTRASTE. Es difícil que AMLO haya presentado pruebas contundentes contra Yunes. Refiere en la carta a “una carpeta azul que me hicieron llegar sobre las propiedades de Yunes Linares en el país y en el extranjero, y de las denuncias que, por enriquecimiento ilícito, se han presentado en contra del siniestro personaje, sin que se haya dado curso debido a las complicidades y componendas que ustedes tienen”.

Empero el contraste de la calidad moral de ambos personajes -Yunes frente a AMLO- es de años luz de diferencia. El Gobernador de Veracruz, ya ha sido juzgado en el tribunal de la opinión pública.

La PGR debe responder si en efecto hay un expediente contra Yunes. En los días previos a la renuncia de Duarte el año pasado se habló de ello en algunas columnas. Se dijo incluso que Osorio Chong tocó el tema con Duarte, en el último encuentro con él previa a la entrevista con Loret de Mola, y que lo despistó diciéndole que Yunes no llegaría por estos expedientes en poder del gobierno. Hay grabaciones entre el hijo de Yunes y su padre sobre propiedades en Estados Unidos. Y hay otras imputaciones, más graves, de índole moral contra Yunes. En la percepción nacional, el Gobernador de Veracruz tiene perdida esta batalla, frente a AMLO. Sería lamentable que por razones políticas o de entendimiento, como deja entrever López Obrador, se privilegien esos factores por encima de la aplicación de la justicia.

LA PRESUNCIÓN. ¿Hay una guerra sucia contra AMLO? Es evidente. Y también el temor de que llegue a Los Pinos. Y que se busca cualquier resquicio como el que se abrió con el incidente de Eva Cadena, para minarlo.  Otro punto es que lo logren.

LA IRONIA. Con suficiente sustento o no, al ahondar en la herida del presunto expediente de Yunes, aflora una ironía. Ciertamente, el video de Eva Cadena es un acto indebido. Pero la corrupción en el PAN, con Yunes, gobernador de este partido; y la corrupción del PRI, es con mucho mayor. Hay niveles. Como apuntó un cartón reciente, Ochoa el presidente del PRI, ve la viga en el ojo ajeno, pero no en el propio.

LA INTENCIÓN DE FONDO. ¿Busca AMLO, un tipo colmilludo que conoce las profundidades de la política mexicana, al lanzarse contra Yunes, vacunarse, anticipadamente, de una embestida que espera de parte de Duarte?

LA ESTRATEGIA. Con sustento o no, la carta enviada a Peña ayer y signada por AMLO abona al principal mensaje de AMLO, de lucha contra la corrupción. Y sigue la receta recomendada por los expertos, de repetir el mismo mensaje, una y otra vez.

EL RIESGO. El carácter obcecado, aislado a veces de la realidad, como revela la reacción al caso de Eva Cadena, puede afectar a AMLO. Sobre todo, entre los electores de las clases medias que ha ganado recientemente, en la zona del norte y occidental del país, que han emigrado del PAN.  Los leales a AMLO (¿las dos terceras partes de sus simpatizantes?) votarían por él, aunque el candidato de MORENA disparara contra alguien en la Alameda Central. (La frase similar la hizo famosa Trump cuando expresó, lo que resultó cierto, que votarían por él, aunque disparara contra alguien en la Quinta Avenida). Pero los simpatizantes blandos, quienes son receptivos a los argumentos de los detractores de López Obrador, de que es un riesgo para México, y un tipo con recetas simplistas, que puede “venezolizar” a México, pueden tambalearse en su adhesión a hombre de Tabasco, por esta faceta obcecada de AMLO. Y el afán de ubicarse como faro moral del país.

EL IMPACTO. ¿Afectará a AMLO en las encuestas el caso Eva Cadena, y el manejo, en parte inadecuado, que le ha dado el líder de MORENA? No está claro. El asunto es de menos peso que los videos de Ahumada en 2006. No se ha probado que ahora AMLO recibió los 500 mil pesos que aceptó Eva Cadena. El riesgo, como está claro, son los votantes volátiles. Habrá ver con atención los sondeos en las siguientes semanas.

 

0
comentarios
Ver comentarios