Gustavo Mauleón en "Itinerantes", a 400 años de El Quijote

El último día del presente mes de octubre, estaremos conmemorando 400 años de la edición príncipe de la segunda parte de ?El Quijote? a cargo de Juan Cuesta; por su parte, el próximo 23 de abril habremos de rememorar a don Miguel de Cervantes Saavedra a cuatro siglos de su fallecimiento.

Motivo que ha orillado a que los integrantes del equipo de transmisión del programa ?itinerantes? que se transmite por medio de la página ?México prioridad?, hayamos dedicado algunas ediciones del mismo a unas efemérides de tal amplia resonancia y significado, tanto para la cultura de habla hispana en particular, como para la cultura universal en su más amplia expresión.

En lo personal, me llena de orgullo la entrevista que habríamos sostenido con mi muy respetado y admirado amigo, el historiador y musicólogo Gustavo Mauleón; entrevista en la que el entrevistado, como es propio de su estilo y peculiar talento, estuvo muy por encima de los lugares comunes.

Gustavo Mauleón abordaría en la ocasión la importancia que reviste el hecho de que consten en existencia en los anales de la Biblioteca ?José María Lafragua?, de la ciudad de Puebla, sendos ejemplares originales, tanto de la obra de teoría musical del maestro de cámara de Carlos V, Antonio de Cabezón, como, muy particularmente de la obra de Piero Cerone denominada: ?Melopeo y maestro?.

El primero de los ejemplares en cuestión habría sido descubierto, precisamente por nuestro entrevistado, descubrimiento bibliográfico que forzaría a los estudiosos españoles a redefinir muchas de las conclusiones que habrían sido fijadas de antemano y de manera preconcebida; en tanto que por su parte, el ejemplar en cuestión de la obra de Cerone , habría estado en posesión de un coleccionista de la estatura intelectual de Carlos Monsiváis , a quien Gustavo Mauleón habría convencido personalmente para que lo donara al acervo de la Biblioteca ?Lafragua?.

Piero Cerone habría estado en relación estrecha con el universo cultural y con la cotidianeidad de Miguel de Cervantes, toda vez que ambos habrías sido protegidos del Conde de Lemos, Pedro Fernández de Castro: Virrey de Nápoles y grande de España.

Cervantes dedica a su protector tanto la edición de ?Los trabajos de Persiles y Seguismunda? como la de la segunda parte de ?El Quijote?; la primera de las dedicatorias referidas se signa a escasos cuatro días del deceso de Cervantes y se haya investida de una enorme carga emotiva en la que agradece a don Pedro Fernández de Castro el haberse hecho aficionado a la lectura de ?La Galatea?; en tanto que, en la dedicatoria que hace de la segunda parte de ?El Quijote, la ironía hace presencia de manera desbordante, al momento en el que Cervantes señala que la primera parte ha sido traducida al chino y que en aquellas latitudes se han girado instrucciones imperiales para que se estudie el castellano a efecto de emprender la lectura del mismo.

La ironía de Cervantes al paso de los siglos cobraría una actualidad tal que muy probablemente, algún lector despistado de nuestros días pudiera leer dicha dedicatoria como la estricta verdad que , incluso , en la época en que se escribió , habría corrido como moneda de curso; caso frecuente en la historia de la cultura ,en la que la visión cómica de la vida resulta certera , pese a su peculiar apariencia de distorsión.

Piero Cerone habría dedicado, asimismo, su monumental obra de teoría musical al propio Pedro Fernández de Castro, libro que tendría ecos expresamente reseñados en el poema ?Primero sueño? de Sor Juana Inés de la Cruz, y que a todas luces, como a cabalidad lo habría dejado esclarecido Gustavo Mauleón en la entrevista de marras, conformaría parte del diario vivir de Cervantes; así como de la vida cultural de los países otrora integrantes del Imperio Español, y ni qué decir de la de todos aquellos que día a día nos expresamos en la lengua de Castilla.

[email protected]

0
comentarios
Ver comentarios