Columnas

Irreverente. Ya les gustamos de su piñata

Debate presidencial en EU.Patrick Semansky / AP

La animadversión de Biden hacia los migrantes mexicanos está peor que la de Trump

No importa quién, el que gane de Trump y Biden va a agarrar de piñata a los mexicanos. Lo que pasa es que somos medio desmemoriados o nos hacemos guajes o le queremos pegar al vivo o todo esto al mismo tiempo.

Les platico: Michael Stephens trabaja como “recadero” -así me lo dijo él mismo en su casi perfecto español, en el pre comité de campaña del presidente de Estados Unidos.

Es pre comité porque las formas allá se cuidan de tal forma -jeje- que los ejércitos de “voluntarios” hacen este jale pro bono, esto es, de a potis, esto es, de cachucha o de gorra. O sea, no les pagan por ello.

“Pero a partir del primer debate se desatan los billetes”, me dijo el tal Michael, que aprendió a hablar español porque tuvo una novia en su natal Coronado, California, que era “mojadita” de Tijuana -de hecho él le decía así, de cariño- y pues, por aquello de la cercanía, hasta ella aprendió a hablar inglés.

Los mensajes entre los “comandantes” del equipo de campaña de Trump no usan para nada equipos sofisticados.

Por celular, con mensajes de whatsapp, hasta recados escritos a mano y a veces a máquina se pasan unos a otros.

Los republicanos son medio cavernícolas para manejar sus comunicaciones, ya ven la esculcada que le dieron los rusos a Donald con sus cuentas ¡de correo! -dejen ustedes de whatsapp- en las pasadas elecciones.

Totalmente diferente a cómo trabajan los demócratas, que desde los tiempos de Obama elevaron a rangos de la NASA, el FBI y el Mossad israelí sus comunicaciones.

Michael tiene un camarada que trabaja justamente haciendo lo mismo que él, pero en el equipo de Biden y lo que me platicó ayer que le llamé para sopearlo -lo conocí hace varios años en casa de mi amigo Alberto Uribe, que vive en Coronado frente al hotel Lowes- me dejó patidifuso y atolondrado:

Una indiscreción por parte del chef que atiende al candidato demócrata en sus giras, fue captada por el amigo de Michael, se la pasó al costo y él a mí.

La animadversión de Biden hacia los migrantes mexicanos está peor que la de Trump. ¿De dónde le brotó ese virus? Se lo contagió el que ha sido el presidente más popular de los gringos desde los tiempos de Kennedy: Obama.

Acuérdense de quien fue vicepresidente el hoy candidato demócrata.

Hubo un incidente en la sede del primer debate: Un mesero de origen mexicano muy marcado, casi derrama en la mesa principal, el segundo plato de la cena posterior al evento.

La reacción de enojo de Biden fue tal, que justo cuando el amigo de Michael se acercaba a ayudar a resolver el estropicio, alcanzó a escuchar el cuchicheo del candidato demócrata a su jefe de campaña: “go and get their papers…”

Escalé el fondo de dicho incidente y constaté que en el alto mando de la campaña de Biden hay un creciente resentimiento hacia López Obrador y muy puntualmente contra Ebrard, porque a pesar de que desde un mes antes pidieron tener media hora con el presidente mexicano durante su visita a Washington, nunca fueron atendidos.

Allá, los demócratas tomaron ese “gesto” como un desaire diplomático grave, como igual fue interpretado en EU la analogía que AMLO se aventó entre Juárez y Mussolini.

Si Biden gana, no nos va a ir muy bien a los mexicanos, porque los errores de campaña se pagan con intereses si el desairado gana la presidencia.

De hecho, ya con Trump nos está yendo de la patada. El nivel exacerbadamente proteccionista de la política económica norteamericana ante su vecino del sur, está fundamentado en su intento por resarcir la desaseada forma en que ha manejado la pandemia. Nomás hay uno que la está meneando peor: López Gatell.

Me consta, porque lo supe de primera mano: El gobierno mexicano trató de que la frontera fuera abierta a los mexicanos con visa el 20 de septiembre pasado y como respuesta obtuvieron que seguiríamos igual por lo menos un mes más.

Y hay otro dato: El “voto duro del acero”, conformado por los electores de Michigan y Pennsylvania, que son tradicionalmente proteccionistas de sus fuentes de trabajo, endurecerá el discurso de Trump en los próximos días -ya lo verá- para tratar de sacar ventaja en las encuestas, porque prácticamente están empatados.

 

CAJÓN DE SASTRE

“Resumen, a los mexicanos nos va a agarrar de piñata gane quien gane acá en Estados Unidos”, reporta desde SAT la irreverente de mi Gaby.

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Forma parte de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe todos los días su columna IRREVERENTE para prensa y TV. Maestro de distinguidos comunicadores en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras. Como montañista ha conquistado las cumbres más altas de América.