La soberbia intelectual

Hace un mes me toco estar en un cómputo distrital y durante el recuento de votos tuve la oportunidad de platicar con varios ciudadanos interesados en dicho recuento. Llegada la madrugada, un joven me comentó que se le hacía “raro” que en la elección para Jefe Delegacional declararon como ganador al candidato con los resultados del PREP. A lo cuál, yo conteste que en el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) el cómputo distrital comenzaba al llegar el primer paquete electoral; a diferencia del IFE que lo iniciaban el miércoles siguiente.

 

Acto seguido, el joven me miró fijante y me comentó que eso no era posible porque su hermano, estudiante de ciencias políticas del Colegio de México, “experto” en materia electoral, le había comentado que eso no se hacía y cómo su hermano sabía seguramente tenía razón.

 

Días después y al caminar por el parque ecológico Huayamilpas me doy cuenta que el lago, símbolo del parque, estaba prácticamente seco. A pesar, de que los gobiernos delegacionales de Coyoacán han invertido millones de pesos en su recuperación.  En el último intento, drenaron el lago, y las paredes las recubrieron con cemento con el objetivo de convertirlo en un lago artificial. Desafortunadamente, por falta de mantenimiento el agua estancada con salitre convirtió lo que era un lago en un mini pantano.

 

Después en una pequeña charla de café, un amigo me comentaba que al reunirse con un subsecretario y al cuestionarlo sobre las posibles soluciones para resolver un problema, el subsecretario le contestó que no podía responderle porque mi amigo no había estudiado su posgrado en el extranjero y por tanto, no le iba entender.

 

Los tres ejemplos casos, son ejemplos de lo que yo llamo “soberbia intelectual” y es una enfermedad que se da entre personas que tienen un nivel de estudios superior al promedio y creen que su titulo universitario les da potestad de erigirse como los expertos de cualquier tema.

 

No importa que ideología profeses si tienes soberbia intelectual estas destinado a creer que eres experto en cualquier tema, alejándote de la realidad y convirtiéndote en un dictador de la palabra.  

 

0
comentarios
Ver comentarios