Columnas

Impedirán impunidad en crimen de Polanco

Marcha en Polanco por Baptiste JacquesGraciela López / Cuartoscuro

Ninguna atrocidad, ningún delito debe permanecer impune. En esa dirección se coordinan autoridades capitalinas como lo indican las detenciones de varios presuntos responsables. Los más recientes se relacionan con el doble crimen cometido contra restauranteros de Polanco.

Las detenciones realizadas por autoridades de la Ciudad de México vinculadas al homicidio del empresario francés, Baptiste Jacques Daniel Lormand y su socio mexicano Luis Orozco, significan la certeza de justicia para evitar la impunidad en un caso que mantiene la indignación y el dolor de familias y comunidad de la que formaban parte.

La amplia solidaridad con los deudos y la exigencia de esclarecimiento fue parte de la primera respuesta a la justificada inquietud de empresarios y vecinos de Polanco. En un nuevo contexto, la captura de cuatro personas, en un caso en que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum ha dado información de primera mano, existe la probabilidad de catapultar el potencial operativo y de inteligencia de la policía mediante la movilización y denuncia.

Por la investigación realizada por la policía encabezada por Omar García Harfuch y la Fiscalía General de Justicia, dirigida por Ernestina Godoy, se estableció que la simulación de compra fue utilizada en el intento de robo, el cual desembocó después en el asesinato de ambos empresarios. El video compartido con los medios de difusión muestra a los ahora occisos entrar en contacto con los presuntos responsables en la alcaldía donde fueron ultimados.

El seguimiento de las cámaras del sistema de videovigilancia de la ciudad de México y de otras cámaras instaladas en domicilios privados, aunado al trabajo en campo, permitió establecer que ambos empresarios salieron de sus domicilios en sus vehículos, hasta llegar a un punto específico de la cita, en la antigua carretera México Cuernavaca, a donde llegaron antes de las 8 de la noche.

Posteriormente arribaron en dos autos los supuestos compradores, y unos minutos después los cuatro vehículos se pusieron de nuevo en circulación.

La investigación permitió, primero, la captura de un hombre armado de quien se indaga su participación y posteriormente, se aseguró a otras tres personas, con dos órdenes de cateo, otorgadas por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

En los cateos de domicilios - en que participó también la Secretaría de Marina- se encontraron al menos dos granadas esféricas, diversas botellas de licor, algunas de ellas con un precio comercial cercano a los 70 mil pesos, armas largas y diversas dosis de estupefacientes.

El primer detenido tiene diversos antecedentes, de lo más recientes, la detención con el Ministerio Público en febrero pasado y recibió sentencia condenatoria por delitos contra la salud, y obtuvo libertad el 7 de octubre, mediante un procedimiento que prevé la norma. Ahora de nuevo es detenido.

Al momento se confirma una de las hipótesis iniciales del robo como móvil de los hechos. Las autoridades tenían en curso una carpeta de investigación por hechos en que se simula la compra de productos y con engaños se cita a los interesados en la venta.

Ninguna atrocidad debe quedar impune y debemos apostar a que la coordinación entre empresarios, autoridades y ciudadanos genera eficiencia policial.