Duarte y la nueva guerra sucia del PAN contra AMLO

Ricardo Anaya
Primero fue Ricardo Anaya, presidente del PAN quien demandó a Duarte explicar la “mensualidad millonaria” que dijo, le pasaba a AMLO.Internet

 

Siguiendo al pie de la letra el guión perfectamente ensayado, los principales actores políticos del PAN han comenzado a exigir que el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte aclare lo que según ellos son “sus vínculos” -políticos y sobre todo financieros- con Andrés Manuel López Obrador. No hay sorpresa en ello; desde el mismo sábado en que Duarte fue aprehendido adelanté aquí lo que vendría: un testimonio a modo para incriminar a AMLO y “bajarlo” de las preferencias electorales, a cambio de protección y relativa impunidad para Duarte y su familia: unos meses en la cárcel y luego, la vida entera para gozar lo robado, mientras su familia queda libre de cualquier acusación a pesar de haber sido antes señalados como cómplices del saqueo a Veracruz.

Primero fue Ricardo Anaya, presidente del PAN quien demandó a Duarte explicar la “mensualidad millonaria” que dijo, le pasaba a AMLO. No consideró necesario el “Joven Maravilla” presentar alguna prueba de su dicho, ni especificó el monto del supuesto pago; vamos, no dijo siquiera si era mayor o menor al gasto mensual que el propio Anaya realiza para ir una vez por semana a visitar a su familia en Estados Unidos, gasto que -está documentado- rebasa por mucho sus ingresos anuales como presidente de su partido. ¿Omisión involuntaria o cinismo descarado del panista?

Después fue Josefina Vázquez Mota, quien en uno de sus eventos de campaña fustigó: “¿Por qué López Obrador no ha explicado el dinero que Duarte le daba?” (¿será porque eso nunca ocurrió?). En el caso de Josefina, además de apegarse al libreto dictado por su partido, se aprecia un lastimero intento por levantar una campaña que parece destinada al fracaso. Vázquez Mota, quien antes de ser candidata encabezaba las encuestas en el Estado de México y hoy arrastra a su partido hacia un claro tercer lugar, ya es apodada “la candidata Cruz Azul” y “Manitas de estómago”, por su probada capacidad para (echar a) perder elecciones. ¿Le funcionará la estrategia a la candidata sotanera?

El colmo del cinismo en este show abyecto montado por el blanquiazul fue ver a Diego Fernández de Cevallos, el inefable “Jefe Diego”, en la pantalla de Milenio Televisión, declarando sin el menor rubor (y como en los otros casos, sin evidencia alguna) que Duarte le dio “miles de millones de pesos” a López Obrador. Leyó usted bien, amigo lector: miles de millones. De acuerdo con este connotado panista, de excelente fama pública y calidad moral intachable, López Obrador debería ser castigado no sólo impidiéndole competir en la elección del próximo año, sino en una de ésas hasta podemos obligarlo a que pague la deuda externa. ¡Ah, qué panistas tan mentirosos!

Para los próximos días y semanas, ese será el discurso que escucharemos día y noche por parte de Acción Nacional, al menos en tanto Javier Duarte no sea extraditado a México. Acusarán a López Obrador de todo tipo de componendas y “pactos” con el exgobernador veracruzano, en un burdo intento de desafuero mediático. Saben perfectamente los panistas que no podrán demostrar nunca la inexistente alianza Duarte-AMLO, pero a lo que le apuestan no es a demostrar legal y jurídicamente nada. Le apuestan a la calumnia, al infundio, a instalar en la opinión pública la percepción de “deshonestidad” ni más ni menos que con el único político honesto a toda prueba que tiene este país. Si los panistas tuvieran alguna prueba de sus acusaciones, hace meses habrían corrido a denunciar en la PGR a Morena y a Andrés Manuel López Obrador, y para estas fechas ya no estarían tan preocupados por el imparable avance del tabasqueño y su partido. Pero como no tienen nada, recurren a bombas de humo que esperan les ayuden a “frenar” el tren moreno que se les viene encima y los arrollará en las elecciones de este año y el que sigue.

0
comentarios
Ver comentarios