September 22, 2019 18:30


Urzúa: Los rudos ganando

carlos urzua
¿Qué pudo haber orillado a Urzúa a romper, a no aguantar más?Internet

La renuncia de Carlos Urzúa y la forma de anunciarlo, así como la presentación de los motivos que lo orillaron, son solo muestra de una cosa: Que en la lucha por el control del gobierno y del rumbo que le quieren dar a la 4T, los rudos ganaron esta batalla.

No es que exista una agenda secreta, ni que sus planes estén claramente descritos, ni que nunca hayan expresado públicamente su intención, es que hoy en día, en la división de la 4T existen los que quieren dar continuidad al bueno y los que quieren destruirlo. Están los que quieren imponer una agenda ideológica muy atada a los intereses neoliberales —de los de siempre y los que quieren sacar a flote los intereses del país con principios claros y honestos.

Mao más que nunca 

Resulta que en México se deja ver una visión retrógrada, trasnochada y medio cruda de un idealismo fundado en la teoría maoísta de la Línea de Masas de Mao Zedong, misma que atiende en una primera etapa la política de subsidios, nacionalizaciones, políticas artesanales para el campo y de control de la educación con un Estado rector capaz de reprimir cualquier derecho universal del hombre, aunque ha quedado demostrado que este tipo de régimen no brinda bienestar a la gente, y en cambio, deriva en un incremento de la miseria, la inseguridad e injusticia.

Hoy en día vemos cómo estas políticas surgidas en China y que mantienen países como Corea del Norte, a pesar de su fracaso, tienen un claro eco en los rudos de Morena y sus aliados.

Las ideologías en guerra 

Este idealismo retrógrado llega a México en 1968, a través Adolfo Orive, profesor de economía e hijo de Adolfo Orive Alba, secretario de Recursos Hidráulicos en el sexenio de Miguel Alemán, amigo de Cuauhtémoc Cárdenas en su infancia, y quien llega a convertirse en una suerte de tutor Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho, escritor de libros como Hacia una política popular y La industrialización subordinada. Él llegó a reclutar a personajes como Oscar Levín, Alberto Anaya, Hugo Andrés Araujo y a Carlos y Raúl Salinas de Gortari.

A la fecha, todos ellos no han perdido el vínculo ni su idea maoísta de control de poder. El dirigente “dueño” del PT, Alberto Anaya, por ejemplo, asiste cada año a la Asamblea del partido Comunista de Corea del Norte, y personajes como mi querido Gerardo Fernández Noroña y la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, viajaron recientemente a China con un grupo de legisladores y simpatizantes, lo que se contrapone al interés de un aliado natural de México: Estados Unidos, país que nos genera el 37% del PIB. Estos personajes parecen no entender el concepto de la guerra comercial que ya se está librando, en la que nuestro principal aliado es nuestro vecino del norte, y mejor van en busca de apoyo con el enemigo.  

¿Qué perdemos? 

La salida de Urzúa puede considerarse el primer paso a la renuncia de un proyecto de nación basado en la democracia social a la que ha hecho referencia el presidente Andrés Manuel López Obrador, basada en la doctrina de Franklin Delano Roosevelt, quien impulsó un programa político conocido como New Deal, en contra de las políticas liberales de la escuela de Chicago.

La mafia retomó la Presidencia 

La salida de Urzúa que representaba uno de los pilares y las columnas de la resistencia a los oscuros intereses trasnochados manejados por perversos empresarios mexicanos, a los que siempre se criticó y de quienes se pueden leer sus nombres y apellidos en el libro La Mafia nos robó la presidencia de Andrés Manuel López obrador de 2007, hoy están con él como colaboradores o como empresarios socios del gobierno.

El forzar la renuncia de Urzúa viene a ejemplificar que no les importa destruir al país ni perder nuestro grado crediticio y pagar más intereses por las deudas que nos han dejado los gobiernos anteriores, deja claro además, que lo único que les importa son sus perversos intereses.

Las repercusiones que vienen

¿Qué pudo haber orillado a Urzúa a romper, a no aguantar más? Pudo ser el haber tenido que declarar de forma arbitraria en concurso mercantil a CFE y PEMEX, con el único propósito de dejar de pagar a proveedores y así, permitir que el gobierno de AMLO tome el control absoluto de las dos principales empresas del Estado y poder hacer lo que quieran.

El haber roto la autonomía del Banco de México para poder utilizar las reservas monetarias como se les pegue la gana.

E incluso el utilizar otros mecanismos, de los cuales ahora el gobierno está restringido por ley, para alcanzar el control de todo, de ahí la guerra en contra de los organismos autónomos reguladores como la CRE, la CNH, la CNBV, etcétera.

Esperemos que la renuncia de Urzúa sea un llamado de atención a tiempo.

Síganle.

0
comments
view comments