¿Pagan lo del Ferrari de @rivapa y @EPN nomás para que vea lo que siente @lopezobrador_ ?

Riva Palacio
La política seria es otra cosaInternet

¿Justicia o escándalo?

Posted by sdpnoticias on Tuesday, April 18, 2017

Alguien, no Raymundo, le mete dinero a difundir la mentira contra EPN

Después de que he visto circular en Facebook, pagada por misterioso patrocinador, una columna de Raymundo Riva Palacio, mi primer pensamiento fue una videocolumna de Jorge Carlos Ramírez Marín en la que este personaje dijo: “El mundo de la política tiene dos ambientes: la política y el mundo electoral, a veces, el circo electoral”.

¿La política?

Es política seria, por ejemplo, la detención de Javier Duarte, que “es valorada desde el punto de vista jurídico y las consecuencias que puedan tener incluso económicas para el estado al que defraudó con sus actos de corrupción”.

¿El circo electoral?

Es circo electoral, por ejemplo, el de los partidos políticos que con la detención de Duarte buscan “llevar agua a su Molino”, es decir, ligar al adversario con sus adversarios. En este sentido, “resultan hasta ridículos los nexos que aparecen, la fotografías que, porque se tomaron en la época en que supuestamente eran funcionarios, parecen decir todo y crear una red de supuestos, que por supuesto en el mundo político no tienen ningún peso, pero en el mundo electoral crean un postverdad basada en sentimientos”.

En el circo electoral hemos visto:

1.- Vulgares campañas del PAN y de no pocos columnistas políticos difundiendo la falsa idea de que el ex gobernador de Veracruz financió a Andrés Manuel López Obrador y a Morena.

2.- Vulgares campañas de Morena y del PAN para ligar al candidato del PRI a gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, con Javier Duarte.

3.- Lo último, una campaña de redes sociales, pagada desde luego —lo que es demostrable simple y sencillamente viendo los anuncios de la misma en Facebook— para tratar de hacer viral una información no comprobada de un columnista de El Financiero, Raymundo Riva Palacio, que da por bueno un chisme, supuestamente transmitido por el propio Duarte al periodista: que el ex goberandor veracruzano regaló en 2012 un Ferrari al presidente Enrique Peña Nieto.

El Ferrari de Raymundo

Ese automóvil de lujo no es la única información no confirmada, es decir, completamente volada, que da a conocer Raymundo Riva Palacio —atribuida al mismísimo Duarte, entrevistado por el columnista de El Financiero quién sabe cuándo— en su colaboración de este miércoles. Veamos todo lo que afirma @rivapa sin contar con más fuentes que los clásicos “dicen que dijo Duarte” que justifican cualquier mentira:

1.-  “Duarte se ufanaba que había ayudado en la elección presidencial –en este espacio se reveló que, según él, aportó a la campaña de Peña Nieto dos mil 500 millones de pesos-, y en estatales”.

2.- A la reciente campaña electoral, “de acuerdo con Duarte, inyectó mil millones de pesos a la campaña del candidato del PRI, Héctor Yunes, a quien decía se los había dado en partes, la primera por 250 millones de pesos que el propio aspirante al gobierno guardó en la cajuela de un automóvil”. En este caso, por lo menos Raymundo se toma la molestia de decir que “esta afirmación la niega el ex candidato”.

3.- “Otro estado donde (Duarte) metió recursos fue Chiapas, donde entregó 40 millones de pesos en efectivo al gobernador Manuel Velasco, para la nómina del órgano electoral estatal”.

4.- “Veracruz, como ningún otro estado, incluido el estado de México, produce mucha riqueza y tuvo la capacidad durante el gobierno de Duarte de ser la caja chica de decenas de priistas en todo el país”.

5.-“Según el propio Duarte en conversaciones privadas –donde solía decir las cosas más extraordinarias–, cuando el mexiquense ganó la elección presidencial, le hizo un regaló sin par: un Ferrari. Para ello, viajó a Austin, la capital de Texas, con su amigo de la universidad y principal socio en sus multimillonarios negocios, Moisés Mansur Reynoso, para comprar el icono italiano de la industria automotriz. Nunca aclaró Duarte si el Ferrari lo adquirió en la única distribuidora que hay en Austin, o si solo ahí lo recogió. Tampoco qué modelo escogió, aunque para los más económicos los precios comienzan en los 200 mil dólares, que serían al tipo de cambio de 2012, cerca de los tres millones de pesos”.

6.- “Duarte asegura que sí entregó el Ferrari al entonces presidente electo y que por razones obvias, lo guardó. Nunca se ha visto un Ferrari en manos de familiar alguno o cercano al presidente, ni tampoco han existido versiones de que un vehículo de esa naturaleza se encuentre estacionado en algunas de las propiedades de Peña Nieto. Fuera de su dicho, no hay manera de confirmar que lo que (Duarte) aseguró en la primavera del año pasado, como forma de presumir sus estrechos vínculos con Peña Nieto, sea cierto. Pero locuaz en privado, como demostró varias veces ser, la especie, cierta o no, es como un dardo envenenado”.

Dicen que dijo Duarte

No dudo que Duarte haya dicho, frente al columnista Riva Palacio, que regaló un Ferrari a EPN. ¿Y qué con eso?

¿Eso lo dijo Duarte para que se publicara? ¿Le consta al periodista que el ex gobernador decía la verdad? ¿Cuándo y en qué contexto escuchó Raymundo a Duarte contar esa historia? ¿Por qué no la difundió Raymundo cuando Duarte se lo dijo? ¿Algo tan delicado no vale la pena verificarlo aunque sea un poquito? ¿Y si Duarte simple y sencillamente mintió al columnista? ¿Si el ex gobernador de Veracruz no dijo eso a Riva Palacio, sino a otra persona que fue la que lo contó a Raymundo, no cabe la posibilidad de una confusión?

Lo del Ferrari de EPN no es lo único que Duarte dijo, si acaso es cierto que lo expresó como lo cuenta Raymundo, relacionado con políticos de primer nivel.

A no pocos periodistas el ex gobernador Duarte les contó en privado que él había entregado dinero a López Obrador, pero un par de veces que en la radio le preguntaron si eso era cierto, el personaje hoy encarcelado en Guatemala no solo lo negó, sino que aseguró no conocer a Andrés Manuel.

¿Es serio lo que hace Raymundo?

Desde luego que no, pero esta no es la gran pregunta que debemos hacernos. La gran pregunta es otra.

¿Pagan lo del Ferrari de @rivapa y @EPN nomás para que vea lo que siente @lopezobrador_ ?

¿Quién paga para difundir la absurda versión del Ferrari en Facebook?

Esta es la gran pregunta. Hay alguien invirtiendo dinero para que esa columna circule en las redes sociales. Qué inmoralidad. Lo peor, sobrará gente que crea la historia.

La política a la que debemos aspirar. En en el tema de la responsabilidad del presidente EPN en el caso Duarte, los hechos políticos serios son estos:

Cito a Jorge Carlos Ramírez Marín::

1.- “Este gobierno, a diferencia de los anteriores, no se ha conformado con los escándalos; los escándalos están terminando en la cárcel, que es ahí donde deben estar. Este gobierno se está caracterizando por aplicar la ley venga contra quien venga, sea de donde sea y sea en el tiempo que sea. En otras épocas escuchábamos los escándalos de corrupción, pero después no pasaba nada, un linchamiento de cinco minutos y después no pasaba nada”.

2.- “Hoy parece que por fin vamos a llegar a conclusiones, hoy parece que por fin quienes defraudan a la sociedad con sus actos de corrupción terminan donde deben estar: tras las rejas. No importa lo que piense el mundo electoral, siempre habrá alguien que invente un complot, siempre habrá alguien que quiera que las cosas sean a su modo. A lo mejor sirve para la post verdad, no servirá siempre para la política, esa impone siempre el peso irrefutable de los hechos, y en los hechos este gobierno tiene más gobernadores que nadie procesados y en los hechos algunos incluso en la cárcel”.

En el caso de las relaciones de Duarte y Andrés Manuel los hechos políticos serios son:

1.- AMLO no conoce a Duarte.

2.- AMLO jamás ha recibido recursos de Duarte.

3.- AMLO es un político honesto al que con frecuencia sus rivales buscan enlodar con patrañas como las que ahora se cuentan.

0
comentarios
Ver comentarios