De los 10 espectadores viendo el docudrama al sainete de Televisa y Alarcón

De los 10 espectadores viendo el docudrama al sainete de Televisa y Alarcón
De los 10 espectadores viendo el docudrama al sainete de Televisa y Alarcón

Me contaba Ciro Gómez Leyva que el pasado fin de semana vio la película de Jorge Fernández Menéndez, el docudrama La Noche de Iguala, en algún cine de la Ciudad de México. Incluyendo al periodista de Radio Fórmula, solo había diez personas en la sala.

?Demasiado escándalo se ha hecho?, me dijo el titular del noticiero radiofónico más escuchado en México: ?Excesivo por un filme que tiene sin cuidado a las masas?. En opinión de Ciro, y creo que está en lo cierto, más gente ha conocido las tesis de Jorge sobre los normalistas de Ayotzinapa por sus artículos en Excélsior y sus participaciones en Imagen y TV Azteca.

¿Por qué ha generado tanto griterío un docrudrama ?procudrama lo llamó el monero Hernández de La Jornada? que será un gigantesco fracaso en taquilla? Porque contradice las versiones de la izquierda mexicana acerca de lo ocurrido en Iguala. Para Ciro, con el que me reuní ayer lunes, eso equivale al triunfo del fanatismo de lo políticamente correcto. Quizá tiene razón.

En fin, al colaborador de Radio Fórmula no le gustó y hasta le decepcionó la película de Fernández Menéndez. A pesar de la mala recomendación, trataré de ver el docudrama el próximo fin de semana, si sigue en cartelera, algo que desgraciadamente no me parece probable.

¡Diez personas en la sala en su estreno! Este dato debe lastimar a sus productores, guionistas, editores y actores muchísimo más que todas las críticas en la prensa de izquierda.

Alarcón y la nave de Televisa

El verdadero escándalo de los últimos días no ha sido la mencionada película, sino el despido de Javier Alarcón. Las redes sociales festejaron en grande que él haya sido echado de la dirección editorial de Televisa Deportes.

No me imaginaba que Alarcón fuera un tipo tan antipático y hasta odiado. Pocas veces había visto en Twitter y Facebook una reacción masiva unánime contra una figura pública. Todo el mundo lo cuestionó, nadie lo defendió. Al menos, no vi ninguna defensa del comentarista deportivo que participa en la TV desde 1999. ¡Desde hace 16 años!

Si Alarcón es tan impopular, ¿por qué Televisa lo mantuvo tanto tiempo como uno de sus personajes principales? Grave error cometieron durante más de tres lustros los directivos de la empresa presidida por Emilio Azcárraga.

¿Qué reacciones habrá en las redes sociales cuando Joaquín López-Dóriga deje el noticiero más importante de Televisa? No resulta complicado pronosticar que habrá todavía más comentarios, ¡todavía más agresivos!, ya que a este periodista los tuiteros y feisbuqueros lo respetan bastante menos que al señor Alarcón.

Han caído los ratings de la gran televisora de México no solo porque las personas más jóvenes han abandonado la TV para informarse y entretenerse en internet, sino también ?en una medida muy importante? porque Televisa se llenó de lastre.

Ha llegado la hora de que sus capitanes tiren lo que no sirve, lo que estorba. Tienen que hacerlo Emilio Azcárraga, Bernardo Gómez, José Bastón y Alfonso de Angoitia muy aceleradamente. Si no son ágiles en una restructuración profunda de sus contenidos y sus estrellas, la nave estará en riesgo de hundirse.

0
comentarios
Ver comentarios