¿Se equivocó el ‘ganso’ con el sargazo?

AMLO
Veremos cuánto le pega al presidente esta falta de empatía en su comunicación con los quintanarroensesInternet

Entender la situación de comunicación en la que se emite un mensaje, es fundamental para ser empáticos con el receptor y tener una idea sobre qué opina de un tema. Antes de enunciar un discurso de cualquier índole, el enunciador debe entender el terreno en el que lo emitirá así se llame Superman, se apellide Nieto o se canse ganso. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó durante la presentación de los programas de ‘Bienestar y Mejoramiento Urbano’ en Tulum, que el problema del sargazo “no era gravísimo” y que lo solucionarán pronto. Incluso esto lo repitió en su conferencia matutina al día siguiente desde Cancún y argumentó que es un problema que se ha magnificado para atacar a su gobierno.

El sargazo es un alga marina que se concentra en playas del Caribe. El fenómeno ha incrementado en cantidad y extensión desde 1970, siendo 2011, 2015 y 2018 los años con mayor volumen y duración . Su movimiento es importante ya que transporta larvas de diversas especies facilitando el sustento marino.

A pesar de que es un problema habitual, la gravedad radica en que con su arribo masivo y al secarse en las playas, desprende un olor a huevo podrido; aumente la mortalidad de peces, crustáceos, langostas y moluscos; y por ende se registre una disminución de la ocupación hotelera de hasta 5.5 por ciento que en 2018 representó una pérdida económica de hasta 5 mil 286 millones de pesos.

Alguien debió avisarle al presidente que la preocupación y los reclamos de los quintanarroenses no eran contra su gobierno específicamente, sino que es un problema que tiene años sin poder solucionarse a pesar de que se han buscado alternativas. Nadie niega que los 800 millones de pesos  invertidos en el sexenio pasado dejaron pocos resultados pero cometió el error de comunicación al minimizar un problema que padecen sus receptores en Quintana Roo, sin importar si es por corrupción o no.

A lo largo de la semana muchas voces se han sumado para expresar que el presidente está equivocado. Desde empresarios, especialistas, asociaciones e incluso militantes de su propio partido. De acuerdo a una encuesta elaborada por Consulta Mitofsky, 50% de la población considera que el problema del sargazo en Quintana Roo es un problema grave; un 86% está en desacuerdo con la afirmación del presidente y  51% cree que afecta a la economía nacional.

Y no es que este problema ecológico sea el que más afecta a los quintanarroenses, porque la inseguridad, la pobreza y la salud son problemas latentes, pero el demeritar las afectaciones por el sargazo es como llegar a un velorio y decir “no es gravísimo”. No por nada el bailador de Enrique Peña Nieto, cuando fue presidente, hizo llamados urgentes a Naciones Unidas por las afectaciones del alga.

Veremos cuánto le pega al presidente esta falta de empatía en su comunicación con los quintanarroenses o a su mismo equipo de trabajo que sin lugar a dudas se lleva un cinco, por no hacer la tarea previa. Las consecuencias podrán incrementarse o disminuirse según de las estrategias de la Secretaría de Marina en las que, a pesar de no ser un “problema gravísimo”, se han destinado 52 mdp. 

0
comentarios
Ver comentarios