La democracia son votos, no vetos

De los cuatro candidatos presidenciales solo quiero, como amigo, a Andrés Manuel López Obrador.

 

Josefina Vázquez Mota me cae mal, de plano.

 

A Enrique Peña Nieto no lo he visto más de cinco veces en mi vida, la última hace muchos años.

 

A Gabriel Quadri no lo conozco y, lo subrayo, no lo considero candidato presidencial.

 

Solo disfrutaré el triunfo de Andrés Manuel. El de nadie más.

 

Hablaré ahora de la marcha anti.

 

Marchar, en campaña electoral, contra un candidato, por cierto de un partido que no está en el poder, es poco democrático.

 

¿Que la marcha anti fue contra un partido corrupto? De acuerdo. Pero ¿algún partido no lo es en México?

 

El PRI gobernó muy mal durante décadas, pero es la reserva de políticos a la que siempre recurre la izquierda.

 

El PAN ha gobernado muy mal durante 12 años. Peor que el PRI, por cierto.

 

El PRD es un partido dominado por el grupo de políticos más sucio que hay en México: los chuchos.

 

El PT es un partido que nació gracias a Carlos Salinas de Gortari.

 

El fundador de Movimiento Ciudadano fue gobernador priista.

 

¿En serio hay en México un partido político más limpio que los otros? Desde luego que no.

 

Entendería la marcha anti si se hubiera presentado contra el partido del gobierno. Pero no fue el caso.

 

¿Quién organizó la marcha anti Peña Nieto?

 

Sobra evidencia de que hubo gente del PAN en el diseño de la marcha anti EPN.

 

Pero, al elogiarla AMLO y ponderarla de más sus seguidores, la marcha anti quedó como un evento de izquierda.

 

Creo que la izquierda le está haciendo el juego a Los Pinos, no sé si conscientemente.

 

Como se ha sembrado la idea de que JVM ya está en tercer lugar, la izquierda ha caído en la trampa.

 

No beneficia a la izquierda que se le atribuya la paternidad de una marcha anti. Desde luego que no.

 

No se ha beneficiado la izquierda porque manifestarse en contra equivale a un veto.

 

La democracia se construye con votos, no con vetos.

 

El veto, en política, es un estilo odioso y hasta horroroso que precede al fascismo.

 

El veto es intolerante.

 

Lo peor es que el veto de la marcha anti EPN favorece al PAN, no a la izquierda.

 

Ojo, no es seguro que AMLO ya esté en segundo lugar, es decir, que haya roto el empate técnico con JVM.

 

Creo que el juego de vetos y provocaciones contra Peña Nieto lo controlan desde Los Pinos.

 

Lo lamentable es que, si el veto no funciona, es decir, si pese a todo el vetado gana, ¿qué va a pasar?

 

Pregunté en Twitter que si los partidarios de la marcha anti EPN aceptarían la victoria del PRI…

 

En Twitter, cuando pregunté si los anti EPN reconocerán el triunfo de este, si se da, me respondieron: ¡No!

 

Cuando pregunté si se aceptará la victoria, probable, no segura, del PRI, alguien me dijo: “¡Habrá revolución!”.

 

 

0
comentarios
Ver comentarios